Villa de Orgaz > Orgaz en los textos > Documentos

Villa de Orgaz

DOCUMENTOS

Real Executoria sobre el pleito entre la Iglesia de Santo Tomé y la Villa de Orgaz

4 de mayo de 1569

 

Don Gonzalo Ruiz de Toledo, IV Señor de Orgaz, dejó dispuesto en su testamento que la Villa de Orgaz, debía pagar todos los años a la iglesia de Santo Tomé 2 carneros, 16 gallinas, 2 pellejos de vinos, 2 cargas de leña y 800 maravedíes. El Concejo de Orgaz tras cumplir esta manda durante dos siglos y medio dejó de hacerlo en un momento determinado. En el año 1551 la parroquia de Santo Tomé interpuso un pleito contra Orgaz, cuya sentencia fue contraria a los vecinos de Orgaz, quienes la recurrieron quedando esta incumplida. Pasados unos años , en 1564 el nuevo párroco de Santo Tomé, presentó una nueva demanda. Los tribunales dieron la razón a SantoTomé en 1569, obligando a los orgaceños a cumplir con lo testado por su antiguo señor. Terminado el pleito, la Parroquia toledana pidió a la Real Chacilleria de Valladolid que expidiese la ejecutoria que aquí reproducimos, en la que se hace un detallado relato del discurrir del pleito.

 


Texto de la Real Ejecutoria de 4 de mayo de 1569, sobre el pleito entre la Iglesia de santo Tomé y la villa de Orgaz



[folio 1º rto]


Executoria a pedimiento de la Yglesia de Santo Tomé de Toledo y de la Villa de Orgaz (1)

Juan Ruiz

Junio 1569


1. Encabezamiento

1.1. Títulos

Don Felipe etc., al nuestro Justicia mayor e a los del e a los del (sic) nuestro Consejo, presidente e oydores de las nuestras audiencias, alcaldes, alguaciles e merinos, e otros jueces e Justicias qualesquier, de todas las cibdades e villas e lugares de los nuestros reynos y señoríos, ansi a los que agora son como a los que serán de aquí adelante. A todos e a cada uno de vos, en los dichos vuestros lugares e jurisdiciones, a quien esta nuestra carta de ejecutoria fuera mostrada o su traslado signado de escribano público y hecho en publica forma, en manera que aga fe, salud e gracia

 

Ejecutoria de 4 de mayo de 1569, folio 1r (2)

1. 2. Las partes en litigio.. El pleito comienza el 21 de enero de 1551

Sepades qué pleito pasó y se trató en la nuestra corte y chancillería ante presidente e oydores de la nuestra audiencia, que está y reside en la noble villa de Valladolid. El qual ante ellos vino por vía de fuerza del bicario general de la cibdad y arzobispado de Toledo. Y era el dicho pleito entre el cura, mayordomo y veneficiados de la Yglesia de Santo Tome de la cibdad de Toledo, de la una parte, y el conceio, Justicia y regidores y vezinos de la Villa de de la otra, y sus procuradores y en sus nombres sobre razón, que parece que en la dicha cibdad de Toledo, a veinte e un dias del mes de henero del año pasado, de mil e quinientos e cincuenta e un años, antel dotor Blas Ortiz, vicario general que a la sazón era,

2. Primera demanda ante tribunal eclesiástico

2.-1. Presenta la demanda Hernán Sáchez, procurador de Santo Tomé, motivándola.

En el dicho arçobispado paresció Hernan Sánchez, en nombre del del (sic) cura, venefi-ciados y fábrica de la dicha Yglesia parroquial de Santo Tome de la dicha cibdad. E presentó antel un pedimiento e demanda contra el dicho concejo, alcaldes e regidores, y hombres buenos de la dicha villa de Orgaz, en que dixo que atisi hera, que don Gonçalo ruiz , señor que fuera de la dicha Villa de Orgaz e notario mayor nuestro, estaba sepultado en la dicha Yglesia, junto a la capilla de Nuestra Señora, e fuera caballero muy católico e de buena vida.

2.2. Donativo de don Gonzalo a favor de Santo Tomé y de los agustinos para la fiesta y sermón del santo. Obligación de Orgaz a cambio de otras contraprestaciones


E porque la fiesta de Santo Torne se celebrase en cada un año solenemente, dotó la dicha fiesta para que el cura e beneficiados de la dicha Iglesia convidaran otros clerigos, e todos juntos dixeran las vísperas de la dicha fiesta con solenidad. E acabadas de dezir las dichas vísperas, la cruz, el cura, e veneficiados, e clérigos salieran en procesión de la capilla mayor de la dicha Iglesia, e fueran a la sepultura donde el dicho don Gongalo estaba sepultado, e dixeran un responso cantado. E a otro día dixeran ansi mismo la misa cantada con los dichos clérigos, y acavada la dicha misa, salieran en la dicha Iglesia por la víspera de [folio 1ºvto] sanc Tomé. E que predicara en la dicha fiesta un religioso del monasterio de san Agustín de la dicha cibdad, el cual dicho sermón asimismo dotara de otros dos carneros, e gallinas, e dineros pagados el dicho día por el dicho señor alcalde e regidores de la dicha villa de Orgaz; porque el dicho señor hera obligado a pagar todo lo suso dicho al dicho señor de la dicha villa de Orgaz, por razón de ciertas caleras e de otros vienes que diera al dicho señor.

2.3. La parroquia ha cumplido siempre; los de Orgaz lo han dado desde tiempo inmemorial; ahora , éstos han interrumpido el cumplimiento de su obligación

E por parte de la dicha YgIesia, cura e veneficiados della, se abia cumplido y efetuado todo lo suso dicho e celebrado la dicha fiesta en cada un año solenemente de la forma suso dicha; y el dicho señor alcalde e regidores de más de ciento cincuenta años aquella parte abían pagado a los dichos sus partes los dichos carneros, e ocho pares de gallinas, e ochocientos maravedies, e una carga de vino y dos cargas de leña, puesta a su costa en la dicha Yglesia, en poder del mayordomo della e recibido carta de pago del dicho mayordomo, de cómo la pagaban, porque no se les pidiese otra vez. Y estando en la dicha posesion uso y costumbre de lo ansi pagar, se abian sustraido de hacer la dicha paga, por el dicho dia de Santo Tome, los dichos dos carneros. ocho pares de gallinas, e ochocientos maravedies, e una carga de vino, e dos cargas de leña, puesto en la dicha Yglcsia, en poder del mayordomo della;

2.4. Se pide justicia, para que los de Orgaz continúen cumpliendo

compeliendo y apremiando con todo rygor de derecho a los dichos señores alcaldes, regidores, e ombres buenos de la dichia villa a que pagasen los dichos carneros, gallinas e maravedies, e vino e leña de la paga del dicho dia de Santo Tome, que entonces pasara, e lo pagasen de alli adelante, e cada un año como hasta alli lo avian acostumbrado hazer; e pidio serle hecho justicia y las costas y juro en forma e ánima de sus partes, que no la ponía maliciosamente, salvo por alcanzar justicia.

3. Primera sentencia

3.1. El vicario general Blas Ortiz dicta la primera sentencia en el fuero eclesiástico

E ansi presentada la dicha demanda antel dicho vicario e por él vista, mandó dar recibo; e fue dada su carta y mandamiento, inserto en ella, el dicho pedimiento, para que el dicho concejo e vecinos de la dicha villa de Orgaz diese e pagase a la dicha Yglesia los dichos carneros, maravedies, e gallinas, vino e leña en él contenido, y ansi mismo de allí en adelante, según lo abian pagado e paresciesen a dar razon por qué no lo deviesen cumplir, según que más largamente en el dicho mandamiento, según el qual paresce fue notificado a ciertos alcaldes e rregidores de la dicha villa.

3.2. El procurador Pero Fernández de la parte de Orgaz, presenta alegaciones

E Pero Fernández, a su nombre, por un escripto, que antel dicho vicario presentó, dixo ablando con el acatamiento que devia, que el dicho vicario no hera Juez de la dicha causa, y por tal se pronunciase, pues no solamente constava a las partes contrarias ningún derecho tener contra la dicha villa, y ser profana la causa, y no disistiendo de aquello, dixo que el dicho vicario devia rebocar el dicho mandamiento con el mismo poder que él diera, y dar por libres a sus partes de todo lo por la parte contraria pedido, poniéndoles perpetuo silencio cerca dello y condenándolos en costas, e ansi lo pedia por lo siguiente: lo primero, porque el pedimento en contra, presentado no fuera ni en tiempo ni en forma ni por parte bastante y carescia de relacion verdadera, el qual negava en lo que no negado le pudiera parar perjuicio, porque pidió ser hecho cumplimiento de Justicia con la costa;

3.3. Hernán Sánchez, de parte de la parroquia, responde a tales alegaciones

y el dicho Hernán Sánchez en nombre de] dicho cura y veneficiados de la dicha Yglesia de Santo Tomé, responden [folio 2º rto.] do a lo alegado por parte de la dicha villa, parescio antel dicho vicario e presentó antel un escripto, en que dixo que todabía el dicho vicario abia de amparar a los dichos sus partes en la posesión bel casi en que abian estado de lo por el pedido, sin embargo en contrario dicho y alegado, que no hera jurisdiccion verdadero, porque el dicho Pero Hernandez no tenía poder que bastante fuese y porque su demada hera cierta y verdadera Ese dicho vicario tenia jurisdiccion para conoscer, dello pues era sobre despojo e fuerza que las partes contrarias por su propia autoridad hazian a la dicha Yglesia, y porque la dicha Villa y vecinos della abian dado e pagado a la dicha Yglesia e consortes sus partes los dichos maravedies. carneros, e gallinas e otras cosas en su demanda contenidas, e abian llevado cartas de pago, como la dicha Yglesia y beneficiaos lo rescivieran de la dicha villa de Orgaz, y no de los señores Condes de la dicha villa, y en aquella posesión pacífica abian estado los dichos sus partes de llevar lo suso dicho en cada un año por el dicho dia de santo Tomé; porque pidió al dicho vicario todavi a amparase a los dichos sus partes en la dicha posesión, e hiciese con todo según e como por el estava pedido, e serle hecho justicia e las costas e concluyó. De lo cual por el dicho vicario fue mandado dar traslado a la otra parte sobre ellos, o concluyó el dicho pleito. E fueron las partes rescevidas a prueeva en forma y concierto término, dentro del qual por las dichas partes fueron fechas ciertas provancas de que se pidio e hizo publicacion e sobre ellos e concluyo el dicho pleito.

4. Segunda demanda ante tribunal eclesiástico

4.1. Quince años después, el 7 de marzo de de 1566, se reanuda el pleito ante el teniente vicario general Mateo López, con nuevos testigos. testigos

Y estando el dicho pleito en este estado, en la dicha ciudad de Toledo, a siete dias del mes de marzo del año pasado de mil e quinientos y sesenta y seis años, antel licenciado Mateo López, teniente de vicario general, paresció el dicho Hernán Sánchez, en nombre de la dicha Yglesia de Santo Tome della, e presentó antel un escripto, en que dixo: que él en el dicho nombre abía tratado e trataria pleito con el concejo e vecinos de la dicha villa de Orgaz sobre razón de dos carneros y ocho pares de gallinas y ochocientos maravedies en dineros y una carga de vino y dos cargas de leña en cada un año, que el dicho concejo era obligado a enviar a su costa a la dicha Yglesia la víspera de Santo Tomé, y ansi oviera estado y estuviera la dicha Yglesia en posesión e costumbre de lo llevar y cobrar del dicho concejo de tiempo ynmemonal, porque fuera doctado alli por un cavallero que fuera señor de la dicha villa; e porque oviera quinze años que su subtraxeran de lo pagar, privando y despojando a la dicha Yglesia y cura y veneficiados de la posesion en que estuvieran de lo llevar e cobrar, e él en el dicho nombre les moviera e pusiera pleito en aquel tribunal, pidiendo que los dichos sus partes fueran reentregados, defendidos y amparados en la dicha su posesión. E que el dicho concejo, alcaide e regidores, e vecinos de la dicha villa fueran conpelidos a traer o enbiar a la dicha Yglesia e poner en poder del dicho mayordomo della los dichos carneros y ocho pares de gallinas y ochocientos maravedies y carga de vino y cargas de leña de lo pagado ovieran dejado de azer, y a que ansi lo pagaran de alli adelante en cada un año e para siempre jamas; en el cual dicho pleito se fiziera publicación de testigo, e como las partes contrarias vieran la provanca e se vieran convencidos por ella y fueran pagando e pagaranlo en iso dicho [folio 2º vto.] pidió; y su principal dicho tenyente de vicario mandó se tomar y tomase el proceso del dicho pleito en el estado (tachado: del dicho pleito) en que estuviese, el qual visto, hallaría la intencion de los dichos sus partes vien y cumplidamente probado, porque con mucho número de testigos conteste mayores de toda excebcion con los quales se probada la costumbre e posesión de longisimo tiempo, en la dicha Yglesia avia estado de cobrar e llebar lo suso dicho, la cual sola basta para que uviese de ser defendida y amparada en la dicha posesión, y en todo hiziese e mandase fazer lo que por su parte estaba pedido, e pidió sobre todo cumplimiento de justicia y costa e concluyó cesante ynobacion;

4.2.El teniente vicario Mateo López pide a los de Orgaz que envien un procurador

lo cual por el dicho teniente de bicario bisto, mandó dar e fue dada su carta en forma para que el dicho concejo, Justicia e regidores de la dicha villa de Orgaz, dentro de cierto térmyno eso ciertos apercibimiento, ynviase su procurador suficiente con su poder bastante en seguimiento del dicho pleito e causa, según que más largamente en la dicha se contiene, la qual paresce fue notificada a ciertos alcaldes y regidores de la dicha villa,

4.3. Los Orgaz envían a Alonso de Palma para que apele ante el inquisidor y vicario general Juan Caballero, pidiendo que el asunto se trate ante tribunal civil

los quales ynviaron en seguimiento della y Alonso de Palma escribano de la dicha villa de Orgaz prescrito antel licenciado Juan Caballero, inquisidor y vicario general en la dicha cibdad; un escripto en que dixo que el dicho vicario ni pedia ni devia mandar hacer lo por su parte pedido; lo uno, porque no era pedido por parte y y (sic) porque, siendo como sus parttes heran legos y ayuntamientos de legos y reos demandados y la cosa muy profana, pues era lo que demandaban carneros, vinos y aces; e abian de ser convencidos ante nuestra Justicia; por tanto, pidió se denegase lo pedido por la parte adversa y de no se hacer lo por él pedido, apelando como apelado tenía y protestaba la dicha fuerça y auxilio rreal, de lo qual por el dicho vicario fue e mando dar traslado a la otra parte;

5. El pleito pasa al fuero civil de la Chancillería de Valladolid

5.1. A petición de los de Orgaz, interviene la real Chancillería, avocando el pleito a su jurisdición

y en prosecución de la declinatoria alegada por parte de la dicha villa de Orgaz, a su suplicación y pedimiento, por los del nuestro consejo se les dio y libro una nuestra carta y provision real para que el dicho vicario general e otro cualquier juez eclesiástico, que de la dicha causa oviese conoscido e conociese, la nuestra Justicia seglar que de hella pudiese e deviese conocer, para que llamadas las partes hiciesen Justicia, y dentro de cierto termino ynviasen ante los dichos nuestro presidente e oydores el proceso original que sobre hello hhazia, para que lo biesen e preveyesen lo que conviniese, la qual paresce fue notificada al dicho licenciaido sobre el bicario general suso dicho. el qual en cumplimiento della ynvio e fue traydo a la dicha nuestra audiencia el proceso del dicho pleyto;

5.2. Los de Orgaz nombran procuradores para Valladolid el día 16 septiembre de 1566 en Orgaz, refrendados el día 21 en Valladolid y capitaneados por Cristóbal Madrigal

y hen ella Cristobal de Madrigal, en nombre del dicho concejo, justicia e regidores de la villa de Orgaz, presentó una carta de poder e sostitucion, que de la dicha villa tenya su tenor, de la qual es éste que le sigue: Sepan cuantos esta carta de poder vieren cómo nos, el concejo, Justicia y regidores nuestros de la villa de Orgaz, estando juntos en nuestro ayuntamiento, según que lo hemos de huso e de costumbre de nos juntar esa a saber: Pero diaz Manzaneque e Pero López de la Puerta, alcaldes, e Juan Ramírez del Poço, alguacil mayor, e Alonso Gómez de Pero Gómez e Francisco López Palaçios e Cristobal Martín e Juan de la Peña regidores desta dicha villa [folio 3º rto] como concejo y a voz y nombre de concejo y de todos los demás vezinos de esta villa, por quien prestamos voz e caución de rato, para questarán y pasarán por todo aquello que por virtud deste poder fuere hecho. atorgamos, e conocemos que damos e otorgamos, todo nuestro poder cumplido, libre, llenero, bastante, suficiente, según que nosotros le avemos e tenemos, e de derecho más puede y debe valer, a vos, Pero de Madrigal, e a vos, Francisco Gutiérrez, procuradores de causas en la real chancillería de valladolid, e a vos, Alonso Crespo, vecino desta dicha villa de Orgaz, y a cada uno de vos e los suso dichos por si ynsolidum, especialmente para que por nosotros, y en boz y en nombre deste dicho concejo, podáis parecer e parescays ante los señores presidente e oydores de la Real Audiencia de Valladolid. E vos presentar e presenteys en un proceso entre esta villa y el cura y veneficiados de la YgIesia de Santo Tome de la cibdad de Toledo. Se a causado sobre razón de cierta limosna que dicen deverle esta villa el qual dicho proceso pendia y pasaba antel reverendo bicario de la audiencia arcobispal de la cibdad de Toledo, el qual por probisión de su Magestad emanada de los señores de su muy alto consejo, el dicho vicario se ynibio de la causar, e fue e va rimitido a hesa dicha Cancilleria, e para que en la dicha presentacion podays dar e deys petición, e para la firmeza dello obligamos a nuestras personas e bienes y los propios y rentas deste dicho concejo, abidos e por aver. En firmeza de lo qual, otorgamos esta carta de poder antel presente escrivano e testigos, yuso escriptos, en el registre de la qual los que supimos escrebir lo firmamos de nuestros nombres, que fue fecha e otorgada, y pasó en la dicha villa de Orgaz a diez y seis dias del mes de setienvre año del Señor de mil y quinientos y sesenta y seis años. Testigos que fueron presentes a lo quel dicho es Pero Gomez de la Plaça, que lo firmó por los que no supieron, e Juan Nyeto el Moço e Diego Diaz, vecinos desta dicha villa, Pedro Diaz, Pero Lopez, Alonso Gómez, Christóbal Martin, Francisco López, Juan de la Peña por testigo rogado Pero Gomez pasó ante mi, Juan Gomez escribano. E yo, el dicho Juan gómez, escribano de sus magestades e público en la dicha villa de Orgaz presente fuy en uno con los dichos testigos a todo lo dicho es e de pedimiento e por otorgamjento de los dichos señores del concejo otorgantes e doy fe e conozco. Esta carta fiz y escribii en estas tres hojas de pliego de papel con esta en que va my suscreçion y signo. Por ende, testimonio de verdad fize aquí este mío signo a tal Juan Gómez escribano publico en Valladolid a beynte e un dias del mes de septiembre de myl y quinientos e sesenta v seis años por ante my el escribano e testigos. Paresció Alonso Crespo vecino de la villa a villa de Orgaz e dixo que por virtud deste poder qite a y tiene del concejo de la dicha villa en su lugar y en nombre de su parte. E para todo lo en el contenido sostituya e sostituyo a Cristóbal de de (sic) Madrigal e Francisco de Salas e rodrigo de Carrión procuradores del número desta Real Audiencia e a cada uno dellos ynsolidum e les dio el mysmo poder a él dado. E los relebó según le es relebado, e obligó los vienes a el obligados, e otorgó carta de sotitución en forma, e porque no supo firmar, la firmó por él un tercero testimonio, Francisco [folio 3º vto] Fernández e Seatstián Goncález e Juan Fernández, estantes en esta Corte, y el otorgante juró ser él y llamarsese así, Francisco Fernández, pasó ante mí, Pero Martinez de la Fuente, escribano. En el dicho nombre, presentó ante los dichos maestros presidente e oydores una petición, por la qual en hefeto nos suplicó mandásemoes retener en la dicha nuestra audiencia el processo del dicho pleyto, para en ella hacer a las partes justicia.

5.3. Los de Santo Tomé nombraron procuradores para Valladolid el día 24 de mayo de 1566, capitaneados por Juan Cid

E ansi mismo, Juan Cid, en nombre de Andres Nuñez de Madrid, cura de la dicha Yglesia de Santo Tomé e otros consortes, dixo que consintia que se retubiese el dicho pleyto, según e como por la parte contraria se pedia, e para demostrar parte presento una carta de poder del tenor siguiente: Sepan cuantos esta carta de poder (tachado: siguiente) vieren como nos Andrés Núñez de Madrid, cura propio de la YgIesia del Señor Santo Tome desta cibdad de Toledo, y el bachiller Diego de Santiago y Francisco Hernández de Castro y el maestro Gaspar de la Fuente. veneficiados de la dicha Iglesia, e Gerónimo Montero. mayordomo de la dicha fabrica de la Yglesia, otorgamos, y conoscemos que damos e otorgamos, todo nuestro poder cumplido, libre y llenero, bastante, según que le nos tenemos e según que de derecho más pueda y debe valer, a vos, el señor Pero de Quiroga y vecino de la villa de Valladolid, y a Juan Cid, procurador de la Real Audiencia y Chancilleria de Valladolid, y a Gaspar Rodriguez de Santa Maria, solicitador de dicha Real Audiencia, y a qualquier della por si ynsolidum con poder de sustituir qualquiera dellos un procurador dos o mas. E para lo aver por firme, obligamos nuestras personas e vienes y los vienes de la dicha Yglesia, sobre qual vos relebamos en forma de derecho. En testimonio de lo qual que otorgamos esta carta antel escribano público e testigos, que fue fecha y otorgada en la dicha cibdad de Tolecio a veinte y cuatro de mayo de milequinientos y sesenta y seis años. Testimonios que fueron presentes: Bastián de Cuéllar y el licenciado Martinez de Madrid e Melchor de Asturias, vezinos de Toledo, Andres Nuñez de Madrid, el maestro de la Fuente, Francisco Hernández de Castro, el bachiller Diego de San (tachado: iago) tiago. Jerónimo Montero e yo Francisco Sanchez de Madrid escribano público de numero de la dicha cibdad de Toledo. Fui presente a lo que dicho él con los dichos testigos e conozco a los otorgantes e fize mi signo en testimomo de verdad Francisco Sanchez escribano publico.

5.4. El pleito pasa a la Sala y Audiencia de Valladolid

E por los dichos nuestros presidente e oydores visto lo pedido por las dichas partes, mandaron que se llebase la sala para que por ellos visto proveyesen lo que fuese justicia. E por ellos visto, proveyeron en el dicho negocio auto y mandamiento, señalado de las rúbricas de sus firmas. Por el cual, en hefeto, retubieron en la dicha nuestra Audiencia ante hellos el conocimiento, y determinaron del dicho pleyto y causa. E mandaron a las dichas partes e a cada una dellas que para la para (sic) audiencia dixexen e alegasen de su derecho en el negocio principal, para que visto se proveye justicia. E ansi mesmo mandaron dar e fue dada nuestra carta e provisión en forma, para quel vicario de la cibdad [folio 4º rto] y arcobispado de Toledo, juez eclesiástico que de la dicha causa conosció, no conociese más de hella, e absolbiese a todas y qualesquier personas que sobre lo suso dicho tubiese escomulgados, y alçase qualesquieir censuras y entredicho que ubiese dado y puesto libremente, y sin costa alguna, según que más largamente en el dicho auto e mandamiento se contiene; e sobre hello se concluyó el dicho pleito. E fueron las partes rescibidas a prueba en forma e concierto término, dentro del qual por las dichas partes fueron fechas ciertas probancas por testigos y escripturas, de que se pidió e hizo publicación. E sobre hello se concluyo el dicho pleyto, el qual, visto por los dichos nuestro presidente e oidores, dieron y pronunciaron su sentencia definitiva del tenor siguiente:

6. Sentencia civil definitiva del día 17 de octubre de 1567, amparando a la parroquia y condenando a los de Orgaz

en el pleito, pues, entre el cura, mayordomo y beneficiados de la Yglesia de Santo Tome de la cibdad de Toledo y Juan Cid su procurador, de la una parte, y el concejo, Justicia y regidores y vezinos de la Villa de Orgaz y Cristobal de Madrigal su procurador, de la otra: ffallamos que de la parte del dicho cura, mayordomo y veneficiados de la dicha Yglesia de Santo Tome de la dicha cibdad de Toledo probaron su petición y demanda dámosla y pronunciámosla por bien probada. E que la parte de la dicha Villa de Orgaz vezinos della no prouaron sus exeçiones e defensiones, dámoslas e pronunciámoslas por no probadas. Por ende, que devemos anparar y anparamos al dicho cura, mayordomo y beneficiados de la dicha Yglesia en la posesión en que an estado y estan: de llebar en cada un año de la dicha villa de Orgaz por la bispera de Santo Tome del, los dos carneros y ocho pares de gallinas, e ochocientos maravedies e una carga de vino e otra de leña, sobre que a sido este pleito. Todo puesto e pagado en poder del mayordomo de la dicha Yglesia. Y condenamos al dicho concejo, Justicia y regidores de la dicha villa de Orgaz y vezinos della a que de aquí adelante por el dicho dia den y paguen lo suso dicho al mayordomo que es o fuere de la dicha YgIesia, según y como asta aquí lo an pagado. Y en la posesion y cobrança de lo suso dicho, no pongan a la dicha Yglesia ynpedimento alguno, so pena de cada cinquenta mil maravedies para la cámara y fisco de su Majestad por cada vez que lo contrario hizieren, e no hazemos condenaçion de costas y por esta nuestra sentencia definitiva, ansi lo pronunciamos y mandamos. El licenciado Ybarra, el licenciado Geronimo de Rroda, el licenciado Aspide. La qual dicha sentencia fue dada e pronunciada por los dichos nuestro presidente e oidores, estando haciendo Audiencia Pública en la dicha villa de Villadolid, a dies y siete dias del mes de otubre del año pasado de mil y quinientos y sesenta y siete años. E fue notificada al dicho Juan Cid e al dicho Cristobal de Madrial, procuradores de las dichas partes en su personas.

6. 1. Suplicatoria de ambas partes. Primero, por los de Orgaz

E de la dicha sentencia por ambas las dichas partes fue suplicado. Y el dicho Cristóbal de Madrigal en nombre del dicho concejo e vezinos de la dicha villa de Orgaz presentó ante los dichos nuestro presidente e oydores una peticion de suplicacion, en que dixo la dicha [folio 4º vto] sentencia ser ninguna, e de henmendar por lo siguiente: lo primero, por lo general y porque deviendo absolver a sus partes les condenaran; por ende, nos pidió y suplicó mandásemos rebocar y rrebocásemos la dicha sentencia e absolber e absolbiesemos a los dichos sus partes de todo lo en contrario pedido e demandado, ynponiéndoles perpetuo silençio, y pidió Justicia y costas y ofrecióse a probar lo necesario, e pidió restituçion en forma, para hazer probanca sobre los mesmos artículos e derechamente contrarios, y juró en forma en anima de sus partes que no la pedia maliciosamente; de la qual dicha petición, por lo que dicho que nuestro presidente e oidores, fue mandado dar traslado a la otra parte.

6.2. Suplicatoriaa de los de Santo Tomé: aceptación de la sentencia y petición de que paguen los atrasos

E ansi mismo, el dicho Juan Cid, en nombre de los dichos cura, e clérigos e mayordomo de la dicha Yglesia de Santo Tomé de la dicha cibdad de Toledo, presentó ante los dichos nuestro presidente e oydores una petición, en la que dixo que la sentencia dada por los dichos nuestro presidente e oidores, en lo que hera en fabor de sus partes, fuera y hera buena; e quanto a lo suso dicho, la consentía e pedía confirmación e carta hexecutoria. Nos suplicó ansi lo mandásemos e proveyésemos que haziendo a sus partes cumplimiento de Jtisticia, la qual pedía e pidió e protesto las costas. De la qual dicha peticion por los dichos nuestro presidente e oydores fue mandado dar traslado a la otra parte; e ansi mismo, el suso dicho presentó ante los dichos nuestro presidente e oidores, e presentó ante hellas una petición, en que dixo que de la sentencia en el dicho pleyto dada, en lo que hera o podia ser en labor de los dichos sus partes, él no supplica della, antes la loaba y consentía. Y quanto a hello, pedía ser librada carta exceutoria dello; pero ottrosi, en cuanto por la dicha sentencia, las dichas partes contrarias no fueran condenadas a que pagaran a su parte todo lo que le avian dexado antes de entonces, nos pidió y suplicó quanto a lo suso dicho, mandásemos dar e diésemos por nynguna la dicha sentencia y en caso que alguna fuese la mandásemos rebocar y rebosásemos, añadiéndola y supliéndola conforme a lo por el desuso pedido, sobre que pidió Justicia y costa. De la qual dicha petición por los dichos nuestro presidente e oydores fue mandado dar traslado a la ottra parte. E sobre hello se concluyo el dicho pleito.

6.3 Nueva petición de los de Santo Tomé: se trata de dos cargas de leña, no de una

Y estando el dicho pleito en este estado, paresçio ante los dichos nuestro presidente e oydores el dicho Juan Cid, en nombre de el cura y beneficiados de la dicha Yglesia de Santo Tome de la dicha cibdad de Toledo, e presentó ante hellos otra petición, alegando más cumplidamente del derecho de sus partes contra la dicha sentencia, en que dixo que de más y allende de los agravios por él espresados contra la dicha sentencia nuestros oydores en la dicha causa dada, los dichos sus partes fueron asimismo agraviados por hella en quanto deviendo anparar a los dichos sus partes en la posesion en que avian estado y estaban de aver y cobrar de las partes contrarias por el día de Santo Tomé de cada un año ponyéndolo los adversos en la dicha YgIesia dos cargas de leña solamente, [folio 5º rto] fueran anparados y condenados los adversos a que pagara a su parte una. En lo qual fuera manifiesto el dicho agravio, o por mejor dezir yerro, del que escriviera la dicha sentencia, atento que por los mesmos testigos estaba berificado y probado aver llevado los dicho sus partes todo lo demás, en que por la dicha sentencia heran anparados, tenian ansimysmo berificados la lleva de las dichas dos cargas de leña en cada un año, conforme a lo qual, por la mesma razón e causa, pues fueron condenados a tod o lo demás, devieran así mysmo se lo cerca de la dicha carga de leña cuya condenaçion quedara cometida por la dicha sentencia, porque nos pidió y suplicó quanto a lo que susodicho mandásemos añadir y suplir y demandar, y en caso que fuera necesario anular y rebocar la dichas entencia, amparando a los dichos sus partes en la posesión en que avian estado de llevar y cobrar de las partes contrarias la dicha carga de leña, trayéndosela a la dicha Yglesia, condenándolos a que de allí adelante se la pagasen con todo lo demás que asta allí avian dexado de pagar y dexasen asta la determynacion en revista del dicho negocio, sobre que pidió Justicia y costas. De la cual dicha petición, por los dichos nuestro presidente e oydores fue mandado dar traslado a la otra parte, y sobre hello se concluyo el dicho pleyto.

6.4. Revisión de la sentencia definitiva anterior y comunicación al Conde de Orgaz, don Juan Hurtado de Mendoza y Guzmán, que no comparece ni alega nada.

E fueron las partes rescebidas a prueba ansi, en bia ordinaria, como por restitución, en forma y concierto término, dentro del qual por las dichas partes fueron hechas ciertas provancas por testigos, de que se pidió e hizo publicación. e sobrella se concluyó el dicho pleyto. E paresce que, de pedimiento del dicho concejo e vezinos della dicha villa de Orgaz, fue dada e librada nuestra cazrta de provisión, dirigida a don Juan de Mendoza e Guzman, conde que diz ques de la villa de Orgaz, para que vinyese o ynviase en seguimiento del dicho pleito, si viese que le cumplia, con apercevimiento que las sentencias que en el se diesen les pasaria perjuicio que de derecho oviese lugar, según que más largamente en la dicha nuestra carta e provisión se contiene, la qual según paresçio por testimonio signado de escrivano publico fue notificada al dicho conde de Orgaz en su persona, e porque no vino ni ynvio dentro del término en ella que le fueron acusadas las reveldias en tiempo y en forma, después del [folio 5º vto] lo qual paresció ante los dichos nuestro presidente e oydores el dicho Cristoval -de val- (sic) de Madrigal, en nombre de la dicha villa de Orgaz e presentó antellos una petición, en que dixo que el dicho parte contraria fuera enplazada por nuestra carta e provisión, para que viniera o ynviara en seguimiento del dicho pleyto, y el término en que ubieran de venir e parescer hera pasado, e no abyan venido ni parecido, el les tenia acusado las revelalidas en tienpo y en forma, e por mayor abundamiento se afirmava en todo lo por el dicho su parte pedido e dernandado, dicho e alegado e proveído, e, si nescesario hera, lo dezia e alegava de nuevo, e sobre todo pidió Justicia e costas, y nos pidió e suplicó mandásemos condenar a la parte contraria en todo lo por el dicho su parte pedido e demandado e a que le sacase a paz y a salvo della. De la qual dicha petición por los dichos nuestro presidente e oydores fue mandado dar traslado a la otra parte. E sobre ello se concluyo el dicho pleyto.

7. Sentencia definitiva en grado de revista de 20 de marzo de 1569

E visto por los dichos nuestro presidente e oydores, dieron e pronunciaron en la sentencia definitiva en grado de revista del tenor siguiente: En el pleito que es entre el cura, mayordomo e veneficiados de la Iglesia de Santo Tomé de la cibdad de Toledo e Juan Cid su procurador, de la una parte, e el concejo, Justicia e regidores y vezinos de la villa de Orgaz e Cristobal de Madrigal su procurador, de la otra. Fallamos que la sentencia definitiva en este pleito dada e pronunciada por algunos de nos, los oydores desta Real Audiencia de su Majestad, de que por las dichas partes fue suplicado, fue y es buena, justa y derechamente dada y pronunciada, e, sin enbargo de las razones a manera de agrabios contra hella dichas e alegadas, la devemos confirmar y confirmamos, con que en cuanto por la dicha nuestra sentencia condenamos al dicho concejo, Justicia e regidores della dicha villa de Orgaz diesen y pagasen al mayordomo, que es o fuese de la dicha Yglesia de Santo Tomé, de la dicha cibdad de Toledo, una carga de leña en cada un año. Y amparamos a la dicha YgIesia en la posesión que abia tenido y tenya de la llevar, deveinos mandar y mandamos las quales [folio 6º rto] les mandamos: la dicha Villa dé y pague al mayordomo de la dicha Yglesia, a según y como y al tiempo en que por la dicha sentencia están condenados, y ansi mismo damos al dicho concejo, Justicia y regidores de la dicha Villa de Orgaz den y paguen ti dicho cura e benefiados de la dicha Yglesia e al mayordomo, en su nombre o a quien su poder para hello oviere, los dos carneros, e ocho pares de gallinas, e ochocientos mavavedies, e una carga de vino, e dos de leña, que en cad un año por la dicha nuestra tsentencia estan condenados, denede el dia que los dexaron de pagar asta agora. Y no hazemos condenación de costas. Y por esta nuestra sentencia definitiva en grado de revista ansi lo pronunciamos e mandarnos el licenciado Aspide el licenciado Ximenez Ortiz, el licenciado Figueroa Maldonado, el licenciado Francisco de Villa. La qual dicha sentencia fue dada e pronunciada por los dichos nuestro presidente e oydores, estando haziendo Audiencia pública en la dicha Villa de Valladolid a veinte e dos dias del mes de marco deste presente año de myll e quinientos y sesenta y nueve años, que fue notificada a los procuradores de las dichas partes en sus personas.

8. Redacción de la presente Ejecutoria a petición de la Parroquia de Santo Tomé

E agora, por parte del cura mayordomo y beneficiados della dicha Yglesia de Santo Tome de la dicha cibdad de Toledo, nos fue suplicado e pedido por merced les mandásemos dar e librar nuestra carta Hexecutoria de las dichas sentencias de vista y revista, en el dicho pleito dadas e pronunciadas, para que en aquello que heran en su favor fuesen guardadas cumplidas y ejecutadas, o que sobrello proviyeseinos, como la nuestra merced fuese, lo qual, visto por los dichos nuestro presidente e oydores, fue acordado que deviamos demandar dar en esta nuestra carta Hexecutoria para bos en la dicha razón, e nos tovimoslo por bien, porque bos mandamos a todos e a cada uno de vos, en los dichos vuestros lugares e jurisdiciones, que, luego que con ella o con el dicho su traslado signado corno dicho. os fuéredes requeridos por partes del dicho cura mayordomo e veneficiados de la dicha Yglesia de Santo Tome de la dicha cibdad de Toledo, beades las dichas sentencias difinitivas en vistas y en grado de rrevista en el dicho pleyto entre las dichas [folio 6º vto] partes e sobre razon de lo suso dicho dadas e pronunciadas, que de suso en esta nuestra dicha carta Hexecutoria ban incorporadas, e las guardéis e cumpláis e hagáis e mandéis guardar cumplir y executar, e llevar e llevéis en que sean llevadas a pura e devida hexecución, con efecto en todo e por todo, como en las dichas sentencias y en cada una dellas se contiene e contra el tenor y forma dellas ny de lo en ellas contenido no vais ni paséis ni consintáis yn pasar por alguna manera, e los unos ni los otros no fagades ende al por alguna manera, so pena de la nuestra merced e de cinquenta mil maravedies para la nuestra cámara a cada uno por quien fincare de lo anzi fazer e cumplir, so la qual dicha pena mandamos a qualquier escrivano público, que para esto fuere llamado, que de ende al que bos la mostrare testimonio signado con su signo porque nos sepamos en como se cumple nuestra, e desto mandamos dar e dimos esta nuestra carta hexecutoria escripta en pergamino, de cuero e sellada con nuestro sello de plomo pendiente en filos de seda a colores, e librada por el presidente e algunos de los oydores de la nuestra Audiencia. Dada en la noble villa de Valladollid a cuatro dias del mes de mayo de mil e quinientos y sesenta y nueve años.


Firmas
Aspide y otros

____________________________________________________

(1) El original de la real ejecutoria se encuentra en: Archivo General Diocesano de Toledo, Parroquias de Toledo: Santo Tomé, Legajo 32.
Y existe una copia en: Archivo de la Real Chancillería de Valladolid, Reales ejecutorias, caja 1158,1

El texto aquí reproducido, así como los títulos que se han insertado para hacerla más comprensible, estan tomados de: FERNANDEZ GONZÁLEZ, Demetrio: Santo Tomé y Orgaz : Real Ejecutoria de 4 de mayo de 1569, sobre el pleito entre la Iglesia de santo Tomé y la villa de Orgaz : (texto inédito y comentario) . - En Toletana : cuestiones de teología e historia, n. 5 , 2001, pp. 119-154.- (Toledo : Estudio Teológico de San Ildefonso)

(2) Imagen tomada de PARES. Portal deArchivos Españoles


Volver a Personajes
Volver a la seccion "Documentos"

Creative Commons License Los contenidos de esta web estan bajo una licencia de Creative Commons .

Creación: mayo 2003 / Última modificación: