Villa de Orgaz > Patrimonio histórico > Arquitectura religiosa >Iglesia

Villa de Orgaz

PATRIMONIO HISTÓRICO

Iglesia de Santo Tomás


Sumario:
Iglesia parroquial S.Tomás Apóstol
Construcción e inauguración
Análisis del edificio
La colegiata que pudo ser
250 aniversario
.
La capilla mayor y su retablo
Inauguración del nuevo retablo 1945
Reloj de la villa
Otros elementos
Campanas
.
Los retablos desaparecidos
Retablo mayor desaparecido
Un Órgano del XVII desaparecido


Análisis del edificio

Manuel Chamoso LLamas en su artículo "Alberto de Churriguera y su iglesia de Orgaz (Toledo). Estudio histórico-artístico" (1) , hace el siguiente análisis del edificio:

 

 
Iglesia parroquial de Orgaz
 
Foto: Ada Maesso

Orgaz, del que dice Madoz , "ayuntamiento en la provincia y diócesis de Toledo, está situado en una cañada al pie de la sierra de Yébenes, de la cual dista media legua, prolongándose de E. O.; tiene 406 casas de un solo piso en lo general y de poca comodidad.  Un castillo al lado 0. que domina todo el llano en una circunferencia de ocho a diez leguas, en buen estado de fortificación.  Iglesia parroquial de Santo Tomás, el edificio fue construido en el año 1770, a expensas del pueblo, todo de piedra sillería, compuesto de una magnífica nave, siete capillas y trece altares, con alhajas y ropas necesarias para el culto, que se celebra con bastante solemnidad"

En efecto, observase en Orgaz un gran contraste entre el tono chillón de las casas enyesadas y el apergaminado de los sillares,
barnizados por los años, del castillo y de la iglesia. Estas moles de sillería que ambas construcciones muestran, llaman  notablemente la atención al detenerse ante un granito compacto y resistente a la moldura de filigrana, pero abundante y derrochado a lo largo de toda la villa.  A los pocos pasos que se dé fuera de ella se encuentran múltiples canteras, abundancia que ya anota Madoz, diciendo,  «tiene muchos prados naturales y muchas canteras de hermoso granito azul y blanco".  Pronto llegan a nosotros noticias de los famosos postes de Juanelo, que por sus extraordinarias proporciones (16 m. de longitud por 1,60 m. de ancho), rodeó la fantasía popular de aparatosas tradiciones y leyendas, pareciendo ser la más aceptable la de que dichos postes o columnas se llevaban de una cantera próxima, en la que se ve aún una pieza de iguales proporciones sin labrar, para las construcciones de El Escorial o posiblemente del palacio de Aranjuez. Esta, que pudiéramos llamar exuberante vegetación de piedra, casi siempre hace surgir magníficas construcciones en el lugar en donde florece.  Y así nos hallamos ante una extraordinaria obra, tal esta iglesia, pero que, sin embargo, el primer examen visual exterior, maltrata la sensibilidad presentando una bárbara mutilación.

 

  Exterior del edificio

El examen exterior del templo nos coloca, en primer lugar, ante una fachada que marca un prudente cálculo de severidad. La portada, hábil ejecución y sencilla en su desarrollo, sólo recarga un poco la línea en ese escorzo, que señala a Alberto en todas sus construcciones.
Iglesia parroquial de Orgaz   Iglesia parroquial de Orgaz
Portada. Foto: Santiago Gómez
 
Ventana y bóveda lateral. . Foto: Santiago Gómez

Consta esta portada de dos cuerpos y un remate.  El primer cuerpo presenta, a cada lado de la puerta, una columna dórica de fuste monolítico liso y una pilastra del mismo orden que soportan un entablamiento bien proporcionado, cuya cornisa recibe sobre la puerta un desvío curvilíneo que se transforma en arquivolta obligada para cobijar el escudo cardenalicio del Infante D. Luis de Borbón. El segundo cuerpo se eleva ateniéndose al límite marcado  por las columnas del cuerpo inferior, lo cual le reduce, en sus dimensiones. Entre las pilastras que lo forman existe, perfectamente enmarcada una  hornacina, situada sobre arquivolta que corona la puerta y unida a las otras dos que rellenan con su presencia el macizo respetado entre columna y  pilastra, hacen recordar de muy cerca el estilo gigante italiano, aunque de un modo muy modesto y contrapesado por la técnica personal de un Churriguera.  El remate del conjunto, a manera de copete, se ameniza con cornisas sinuosas y  prolongación de trazos curvilíneos que sostienen el caprichoso elemento terminal.

La presencia de varias ventanas, algunas ciegas por razones de obra, nos hace ver en el dibujo de su marco el sello propio del barroco salamantino, que se muestra con todo el valor de su enorme influencia, en este caso, en plena Castilla. Este discreto lujo en el adorno exterior de las ventanas, hace juego con  la gallarda elegancia de las dos cúpulas ovaladas que emergen laterales al  término de la  nave. Presentan estas cúpulas un tambor octogonal esbeltísimo y  sometido, dentro de una armonía lineal exacta, a la forma elíptica.

Decoran el tambor cuatro ventanas finamente ornadas en su marco con elementos barrocos característicos y que aparecen en los cuatro lados libres de la cúpula correspondientes al exterior, ya que los cuatro restantes quedan sometidos a las condiciones de obra que los oculta, adosándolos al muro.  La linternilla ofrece el mismo estilo de la ornamentación del tambor, teniendo su complemento en la deliciosa cupulina y en el fino remate de tan maravillosa construcción.

Todo esto hace que se consiga en el exterior un efecto de monumantalidad, que se manifiesta también en el tono sobrio de los sillares potentes perfectamente agrupados.

 
  Aumentar tamaño   Aumentar tamaño  
 
  Aumentar tamaño   Aumentar tamaño  


Aumentar tamaño Alzado de las cuatro caras del edificio parroquial (2)

Puede apreciarse (Alzado este) cómo la construcción del edificio se vió interrumplida, debiendo cerrarse la nave central de forma no prevista.

 

 

Interior del edificio

En cuanto al interior, como ya dejamos anotado, la primera impresión que se recibe es una reacción bastante dolorosa. Una nave magnífica, de grandes y proporcionadas dimensiones, pulcra y suave de ejecución en la bóveda, se ve materialmente tapiada por la capilla mayor, que se adelanta en una completa dislocación de la simetría en relación con la obra en total. Es exactamente la decapitación del proyecto concebido por Alberto de Churriguera.
Iglesia de Orgaz. Planta
Iglesia de Orgaz. Planta (M. Chamoso)

El examen de la planta que esta iglesia ofrece, nos da el resumen de toda la construcción. Presenta una nave amplia de 12 m. de ancho y 40 de fondo, con siete capillas proporcionadas en una regulada adaptación a estas medidas. La existencia de una sola torre da lugar a una capilla más, con respecto a otras iglesias del estilo, la que en este caso se encuentra destinada a Baptisterio. Está, así como su correspondiente en el otro lado, el recinto que ocupa la torre, ofrecen una diferencia de medidas con respecto a las demás capillas, que tiene su explicación en la existencia del coro, que avanza ocupando todo este primer cuerpo de la nave.

La capilla Baptisterio tiene un fondo de 4'5 m. por un ancho de 6'10, mientras que las otras capillas ofrecen un fondo de 4,70 por un ancho de 7,60 m. con muy ligeras diferencias entre sí. Todo esto desarrollado en un muro de 2'10 m. de espesor, resulta armonizado hasta el término de la nave, en donde el trozo remate correspondiente a la iglesia antigua marca un culto a la desproporción.

La capilla mayor aparece fuera del eje de la nave en una dimensión de 0'90 m., presentándose, por consiguiente, inclinada toda esta parte antigua que muestra así, como diferencia de medidas con respecto a los últimos machones (en este caso doble pilastra) de la iglesia nueva, en qué forma ha sido corrida la planta de la nueva construcción, pudiendo deducirse de ello la reconstrucción mental del plano antiguo el proyecto de Fabián Cabezas, primero, y el actual, no concluido de Alberto.

Tiene el eje central una longitud, como hemos ya anotado, de 40 m., y un ancho la nave de 12. Estas dimensiones, al compararlas con las de la iglesia de San Juan Bautista, de Toledo, 12 m. de ancho por 40 de fondo, nos muestra de manera clara la enorme importancia del proyecto de Alberto. Nada lo prueba, pero no sería muy arbitrario, quizás, pensar en un cierto reflejo a través de la mente de Alberto de la iglesia de Toledo en esta de Orgaz. Son exactamente el tipo de iglesia jesuítica.

Iglesia parroquial de Orgaz
Foto: Santiago Gómez

En cuanto al alzado, en toda su estructura domina una norma dilatada de severidad en un movimiento puro de lógica simetría. La patente  sencillez en el decorado nos participa esas sensaciones suaves de reposo, con reflejos inusitados al espíritu,característico de todas las iglesias  jesuíticas.  Sin embargo, la nave, con su techo penetrado por cuatro lunetos a cada lado, permite muy holgadamente el derroche de adornos que algunas iglesias del estilo presentan, aquí una simple moldura interpreta el orden de construcción admirablemente.  Las pilastras, que arrancan de un macizo bastante pesado, llegan a finalizar en una cornisa puramente barroca que contiene un movido tarjetón propio del estilo, única moldura algo trabajada que distrae en la nave.  Los ventanales, potentes de luz que invade en perfecta orientación el templo, presentan un marco no muy profuso en decorado pero con un dibujo típico barroco que, aunque más rico, hemos podido apreciar en otras construcciones de Alberto.  Es precisamente la norma del barroco salmantino concebida por los Churriguera.

La bóveda, que como queda dicho es de medio cañón, con lunetos que van a perfilar los recuadros guarnecidos de discreta moldura que se comparten en el espacio central de la nave, tiene una altura de 20 m. que, en relación con las demás dimensiones, ofrece una amplitud que se traduce en una apariencia de monumentalidad que, en verdad, no puede negarse como propia característica de esta construcción.  Las capillas, bastante espaciosas y con magníficos retablos, contribuyen a engrandecer este trozo proporcionado de la iglesia.
Iglesia de Orgaz. Planta general. 2009 (4)


Capillas

El retablo de la capilla mayor, que como toda ella pertenece a la anterior construcción, muestra un trazado de corte neoclásico con su amplitud de medidas sometidas a una norma de simetría dirigida por la sencilla uniformidad de las líneas, que guardan una discreta severidad en la ornamentación que le sutiliza en una esbeltez apropiada. Podemos fecharlo aproximadamente, colocándolo en los últimos años del siglo XVII. (Lámina III, A.). En el centro ostenta un lienzo de Francisco Rizi, que lleva la fecha de 1679 y representa la duda de Santo Tomás. Aunque algo deteriorado y con la falta de una oportuna restauración, puede verse como una apreciable obra pictórica de la escuela madrileña del siglo XVII. (Este artículo de Manuel Chamoso, se escribe en 1933, antes de la Guerra Civil, durante la cual fue quemado el altar mayor. El cuadro de "La duda de Santo Tomas" que hoy se exhibe en el retablo es de Juan Carreño de Miranda. Durante la Guerra Civil desaparecieron la mayoría de retablos e imágenes que cita Chamoso en este artículo)

Partiendo de la capilla mayor, por el lado derecho, nos encontramos con la deliciosa capilla de Jesús. En un retablo primorosamente labrado, atenido a un tipo armónico de formas dentro del barroco, se guarda la imagen de Jesús Nazareno, bellísima talla que contiene una expresión tal de dulzura y serenidad, que diviniza de una manera admirable el dolor humano de esas horas terribles que preceden a la crucificación.

Todo el zócalo de la capilla, en una altura de un metro, es de hermoso mármol de color, traído, según algunos documentos que no determinan el lugar, de canteras vecinas.    

Aquí, en esta capilla precisamente, tenemos la firma de Alberto de Churriguera; como artista, en el gracioso y elegante decorado del alzado, y como arquitecto, en la presencia de una cúpula ovalada resuelta en un alarde de proporción extraordinario. con el yeso forma en las pechinas un bordado de delicada finura en perfecta combinación con el que ostenta toda la cúpula, decorada con gusto admirable pero sin derroche de adornos, por el contrario, más bien sometida a la norma de la sencillez que impera en todo el templo como anagrama de ejecución. Tres ventanas en el tambor situadas en el lado correspondiente al exterior, ya que repetimos, la otra parte queda adosada al edificio y, por tanto, ciega, permiten el paso de la luz precisa para poder admirar el decorado ameno del tambor y respetar en suave escala de tonos la discreta semipenumbra que ofrece la cúpula, perfectamente ornada, para después ser rasgada de nuevo, allá en lo alto, por la luz que penetra enérgica por la linterna, mostrándonos el hermoso y digno remate de esta bella y sugestiva construcción, el óvalo perfecto de la cúpula.


Aumentar tamaño
Aumentar tamaño Capilla del Cristo del Olvido. Bóveda
Foto: Jesús Gómez, 2003
 
Aumentar tamaño
Aumentar tamaño Capilla de Jesús Nazareno. Bóveda
Foto: Jesús Gómez, 2003

  Vivo contraste ofrece esta cúpula en cuanto a lo que su ornamentación se refiere, con la correspondiente del lado izquierdo, la capilla del Cristo del Olvido , la cual presenta su cúpula decorada muy pobremente, apareciendo tan sólo en las pechinas un ligero dibujo a manera de esquema de la que la otra ostenta. Pronto encontramos la causa en un documento perteneciente alos libros de fábrica y en el que se dice que en 1757 se traían, para terminar la cúpula correspondiente a la capilla del Cristo del Olvido, así como para concluir la torre, pizarras de Segovia. Esto nos muestra a qué altura estaban las obras en 1757. La falta de dinero, que no permitió concluir el templo cortándolo en los machones de donde iba a partir el crucero, es la causa de esta sobriedad y falta de ornamentación en la capilla del Cristo del Olvido. Y precisamente el caso de que sea esta imagen la que mayor devoción inspiraba en la villa y muestre su pobreza con respecto a la otra, sostiene nuestra creencia de que  la capilla de Jesús ha sido construida cuando abundaba el dinero, probablemente antes de morir Alberto y de iniciarse los paros, por razones pecuniarias, a intervalos, detenía el avance de la obra. Recordemos el documento mencionado en que una vecina de Orgaz hace donación de determinada cantidad para comprar unas casas situadas detrás de la Iglesia, y que dice cómo no habiendo de qué se fabrique la capilla mayor, por la falta de medios, se emplee su dinero en la continuación de la Iglesia. Este documento está inserto en el libro de visitas eclesiásticas correspondientes al año 1757, fecha que coincide con la antes citada en que se traían pizarras para concluir la capilla del Cristo del Olvido, siendo claro, por tanto, que esta capilla se construyó mediante esfuerzos económicos y a expensas particulares.

El hecho de traer pizarras para concluir la torre en 1757, se adapta a la noticia que otro documento nos da de que José Sierra fue últimamente quien dirigió la obra, lo que parece demostrar que este maestro construía esta cúpula, como todo lo último que en la iglesia se hizo, siguiendo con escrupulosa exactitud el diseño de Alberto, como lo confirma el trazado de la cúpula  de la capilla de Jesús, en la que se ve patente la mano de Alberto Churriguera. José Sierra es el arquitecto que sucedió a Alberto en la dirección de la obra a la muerte de éste, que tuvo lugar como ya vimos, en 27 de febrero de 1750.

  
Lo que queda del edificia anterior

Ya hemos dicho en la página anterior que la actual iglesia sutituye a otra anterior que fue derrivada,aunque no en su totalidad, quedando en pie algo de ella.
  
Nos encontramos en primer lugar, como ya hemos anotado, con una dislocación apreciable a primera vista de la capilla mayor, puesto que colocados ante ella la vemos corrida hacia el lado izquierdo cerca de un metro fuera del eje de la nave, apareciendo metida en un paredón enorme que fatiga la vista hasta llegar a la bóveda. A partir de los machones o pilastras dobles de las que iba a arrancar el crucero, todo pertenece a la Iglesia antigua.


Presenta esta parte vieja una sala capitular bastante holgada, donde hoy está la sacristía,  que se comunica, por una parte algo estrecha y abierta en un muro poco proporcionado, con la capilla mayor y el altar mayor.

En el otro lado de la capilla y enfrente a dicha puerta se encuentran los restos del camarín de la Virgend el Rosario. Una puerta comunica la capilla mayor con una escalera corta que da acceso a un vestíbulo reducido que, a su vez, comunica con una estancia de las mismas dimensiones, la cual ostenta una graciosa cupulita de media naranja muy sencilla. De aquí se pasa a un local asfixiado  por un paredón en el que se ven aún dos columnas con sus correspondientes capiteles, de los que arranca un resto de arco que sería probablemente uno de los del crucero de la iglesia antigua. En estas dependencias se encuentra en la actualidad instalado el Museo parroquial.

 

Iglesia parroquial de Orgaz
Parte trasera inacabada. Restos del templo anterior. Foto: Jesús Gómez

Esta parte, que correspondía al último trozo de la primitiva iglesia, muestra la robustez de los muros que presentan una pesadez considerable, así como las dimensiones que tendría aquella obra anterior, cosa que explica en parte la nececesidad que el pueblo, bastante numeroso en habitantes, sentía de ampliarla. Los mismos materiales hacinados sin orden, de que se quejaba Churriguera como impotentes en aquella obra, sostienen ahora este trozo, trazado dentro de una norma de tosquedad y rudeza que habían de contrastar y contrastan con las líneas elegantes y seguras de los Churriguera.

 ---o---

Tenemos por tanto en Orgaz un documento en piedra que, aunque sin concluir, acredita la forma y manera de "hacer" de Alberto Churriguera, de uno de los elementos de esta familia de arquitectos que imaginaron y llegaron a lograr ser nacionalmente un estilo tan formidablemente revelado.

En monumentos religiosos como éste, uno de los muchos esparcidos por España entre los tantos que permanecen en el incógnito, no será difícil hallar la patente de este estilo, del estilo llamado de los "pormenores ornamentales" que, con un sentido vigoroso realismo se ha apoderado de la arquitectura española del siglo XVIII, alzando  una barrera de oposición contra la influencia francesa de esta época, que sometió a la mayor parte de los países europeos.

---o---

A modo de colofón transcribo el texto que el Conde de Cedillo escribió tras visitar la iglesia de Orgaz, para el Catálogo del Patrimonio de la Provincia de Toledo:

"Iglesia parroquial, obra de Alberto de Churiguera. Hermoso edificio de sillería, almohadillada en el extremo de las esquinas. La fachada del O. termina  su cuerpo central en frontón triangular superado por tres jarrones. La portada, a la que flanquean dos altas pilastras, es bastante recargada. De sus dos cuerpos, el inferior  muestra un arco adintelado entre dos columnas dóricas, y el superior una hornacina vacía. Sobre la puerta hay un escudo con las armas de los dominios españoles, y todo ello con la mas [palabras ininteligibles] del churriguerismo salmamantino. Decoran la alta torre de la izquierda, única existente, ventanas, arcos de medio punto, pilastras almohadilladas, balaustradas y pirámides. Las ventanas del edificio son singularmente graciosas, por el decorado de su coronamiento.
Interiormente atenúa mucho la grandeza del conjunto, no obstante su bien dispuesto de la ancha nave, la falta del crucero y de la capilla mayor. Un cuerpo de pilastras con su entablamento  , bóveda de cañón seguido, coro alto a los pies de la iglesia y siete capillas a los lados, con bóvedas por lo común análogas a la principal, que son cúpulas en las dos capillas inmediatas a la cabecera, de estas la de la capilla de Jesús es preciosa y característica de Churiguera; no así la de la capilla opuesta, o del Olvido, edificada en 1757 tres años después de muerto el ilustre arquitecto.
Arquitectura. Renacimiento. Arte barroco de última época. Siglo XVIII." (3)

______________________________

(1) MANUEL CHAMOSO LAMAS: Alberto de Churriguera y su iglesia de Orgaz (Toledo). Estudio histórico-artístico. Madrid: Hauser y Menet, 1933.- Tirada aparte del Boletín de la Sociedad Española de Excursiones. (Disponible en www.villadeorgaz.es.- Versión para la web y notas: J. Gómez, 2000 )

(2) BARCELO DE TORRES , Ignacio; B.A.B. ARQUITECTOS S.L.P.: Plan director de la Iglesia parroquial de Santo Tomás Apostol, Orgaz-Toledo.-- Julio 2009. Escala 1:300.-- Inédito.

(3) LÓPEZ DE AYALA Y LÓPEZ DE TOLEDO, Jerónimo (Conde de Cedillo ): Catálogo Monumental de la provincia de Toledo. 1919. Volumen 2, pp. 51-52 .— En Catálogo Monumental de España (1900-1961). Disponible en: http://biblioteca.cchs.csic.es/digitalizacion_tnt/index_interior_toledo.html

(4) BARCELO DE TORRES , Ignacio; B.A.B. ARQUITECTOS S.L.P.: Plan director de la Iglesia parroquial de Santo Tomás Apostol, Orgaz-Toledo.-- Julio 2009. Escala 1:300.-- Inédito.

Anterior
Anterior
 
Siguiente
Siguiente

Creative Commons License Los contenidos de esta web estan bajo una licencia de Creative Commons .

Creación: octubre 2000 / Última modificación: mayo 2017