Villa de Orgaz > Pasado > Guerra Civil > Final guerra

Villa de Orgaz

GUERRA CIVIL

1936-1939


Sumario:
Introducción
Elecciones municipales. Febrero 1936
Primavera revolucionaria.
Sublevación militar. 18 julio 1936
.
Revolución popular
Violencia izquierdista
Orgaz en la retaguardia
Vida cotidiana
.
Final de la Guerra Civil

Víctimas de la represión nacional
Represalias y depuraciones
Anexo: Cronología de la Guerra Civil

 

Final de la Guerra Civil

 

Cartel de la época
Cartel de la época

En la mañana del día 27 de marzo de 1939, el Ejercito del Centro franquista rompía el Frente del Sur del Tajo. [...]

La operación de ruptura final se llevó a cabo sin apenas resistencia [...] La inmensa mayoría de las fuerzas republicanas se entregaron, izaron bandera blanca, se dirigieron cada cual como pudo hacia los puertos de Levante, o se encaminaron a sus respectivos pueblos, abandonando los pertrechos de guerra. La sublevación del Coronel Casado había dejado al Ejército republicano prácticamente inerte. Durante esta jornada y la siguiente, día 28, las tropas nacionales ocuparon todos los pueblos de la zona Sur provincial. Tomaron posesión de ellos entre muestras de alegría de las gentes afines y el encierro, huida y suicidio de los que se consideraban comprometidos. Hicieron miles de prisioneros entre los soldados republicanos. [...]

Las fuerzas que entraban en los pueblos tenían orden de recoger el armamento, organizar un pequeño desfile como muestra del nuevo poder, asegurar los alrededores, asumir el mando militar de la plaza y designar una Comisión Gestora provisional entre los vecinos más fiable para el nuevo régimen [...]

Desfile de falangistas en Orgaz

 

 

 

Último parte de Guerra del Genral Franco.

Último parte de Guerra del Genral Franco.
ABC, 1 de abril de 1939

 

Paralelamente, se improvisaba un lugar grande (casa de labor, corral, escuelas, cuartel ...) como prisión provisional para encerrar a los rojos más significativos del lugar, junto a los soldados del ejercito popular que regresaban a sus pueblos.” (1)

Efectivamente, las fuerzas franquistas iniciaron su ofensiva final de la Guerra Civil en el sector de Toledo el 27 de marzo de 1939, con tropas españolas, italianas y alemanas, ocupado ese mismo día los pueblos de Argés, Cobisa, Burguillos, Nambroca, Layos, Casas Buenas, Pulgar, Mazarambroz, Ajofrín, Almonacid, Chueca, Villaminaya, Mascaraque, Mora, Villamuelas, Yepes, Villasequilla de Yepes, y las estaciones de Algodor y Castillejos.  Al día siguiente,  el 28 de marzo de 1939, las tropas “nacionales”, tomaron Orgaz.(2)

He aquí el relato de cómo vivieron los vencedores esta jornada en Orgaz:

"El 28 de marzo se puso fin a casi tres años de dolor, de sufrimientos, pasó como una pesadilla insufrible al entrar victoriosas las fuerzas nacionales. Emoción intensa, alegría no sin mezcla de una tristeza irreparable ya de cada alma por la pérdida de tantos seres queridos, que en el momento del triunfo se hacía más intenso, más presente que en ningún otro. En estos instantes puede decirse que al empezar a vivir, al recobrar la emotividad embotada por el cúmulo de hechos desgraciados y por la pérdida de la libertad de pensar, es cuando se experimentó como un abatimiento que hacía sentir en el alma y en el cuerpo todas las consecuencias del sufrimiento padecido, como si alma y cuerpo se quejaran ahora de tanto dolor. Pero la vida empezaba de nuevo y había tanto que hacer, casi crear de nuevo los medios de vivir, ya que las haciendas, como las vidas, habían sido deshechas. Lo primero fue hacer justicia, retirar de la vida ciudadana a los criminales para que fueran juzgados por los tribunales de la nación. No hubo ni un solo caso de venganza, puede decirse que cada alma en privado perdonó a los asesinos de sus familiares y se demostró no utilizando ningún medio de represalia, fuera de la cooperación obligada de informar a los tribunales.” (3)

Existen pocos testimonios de los vencidos. El siguiente, de una orgaceña, quizás pueda expresar sus vivencias:

Si me hubiera pillado el final de la guerra en el pueblo hubiera pasado por todo lo que pasaron aquellas mujeres que venían conmigo a trabajar. Fueron purgadas y peladas, que eso era de ritual, pero, además, se las dejó como su madre las había traído al mundo. Hicieron desfilar a los presos delante de ellas, según luego me contaron; creo que los pobres cuando las vieron cerraron los ojos. Eran hermanas y mujeres de muchos de ellos. Eso lo hacían para humillarlos, pues sabían el sentido de decencia que había entre nosotros. También me dijeron cómo antes de matar a los hombres eran obligados a la confesión; no es que sea tremendo el confesar, lo tremendo era lo que se veía hacer en nombre de Cristo Rey. Así sucedió que un chico, que por cierto era inclusero, apodado “El ganso”, cogió del cuello al cura y si no andan listos le ahoga. Con todo esto no quiero decir sino que la violencia es madre, hija, abuela y todo de la violencia.
[...]
En mi pueblo, según me explicaron, ningún terrateniente de aquellos se manchó las manos, pero sus denuncias estuvieron a la orden del día, inclusive a sabiendas de que eran inocentes; igualmente ocurrió en toda España. Entonces, pensé, tenían bastante dinero para no mancharse las manos, pero no dudaron en enguarrinarse la boca. Para ellos es aplicable el proverbio que dice: “el que después de vencer se venga no merecía vencer”.(4)

En Orgaz “en marzo de 1939 […] se nombraba una comisón gestora provisional para hacerse cargo de los temas municipales, siendo su presidente Marcos García Agudo” (5).

En los primeros días tras la victoria, los cazas sobrevolaban muy bajo la población, causando sus presencia sentimientos contrapuestos entre los vecinos. En la torre de la iglesia colocaron una bandera blanca. La operación de subir a la torre y colocar la bandera corrió a cargo de José Sánchez Mayoral (Pepe Chinas) , a lo cual alude esta estrofa de una copla de entonces que recuerdan nuestros mayores:

"...pero Pepe no fue tonto y a la torre se subió
puso la bandera blanca y se fue la aviación..."

 

Autoridades tras finalizar la contienda
El Alcalde D.Aquilino Bravo (con el bastón de mando) y el Párroco D. Victorio Garrido

 

 

___________________

(1) RUIZ ALONSO, José María: La Guerra Civil en la provincia de Toledo : Utopía, conflicto y poder en el sur del Tajo (1936-39). - Ciudad Real : Almud, 2004 , p. 512

(2) Durante el avance entre Sonseca y Orgaz,  antes de llegar a Orgaz, al estallar un vehículo con municiones, murió un cabo de la Legión Condor, que formaba parte de la expedición. En el lugar del accidente se colocó un manolito que aún se conserva.Ver el monolito aquí.

(3) PEREA BRAVO, Ramón: Orgaz en la Guerra de Liberación de 1936 a 1939.— En MORALEDA Y ESTEBAN, J: Historia de la muy noble, antigua y leal villa de Orgaz .- Toledo: [Ayuntamiento de Orgaz], 1964.- 2ª edición puesta al día por PEREA BRAVO, Ramón , p. 92


(4) CUEVAS RODRIGUEZ, V.: Yo y mis días en prosa y en verso.-- Madrid, 1933, pp. 59-60 y 74


(5) JIMÉNEZ RODRÍGUEZ, Isidoro (Coord.): Crónica fotográfica de Orgaz (1880-1955).- [Orgaz]: Ayuntamiento de Orgaz, 1998, p. 4.

 

Anterior
Anterior
 
Siguiente
Siguiente

Creative Commons License Los contenidos de esta web estan bajo una licencia de Creative Commons .

Creación: octubre 2004 / Última modificación: