Villa de Orgaz > Vida y costumbres > Folklore > Mayas

Villa de Orgaz

FOLKLORE

Las mayas



La celebración de las mayas es una costumbre que se da en algunos pueblos de nuestra comarca e incluso en otras regiones.  Consiste en que los domingos del mes de mayo, que suelen ser soleados,  por la tarde las niñas de un barrio o calle se reúnen y a la elegida para ser “la maya” la pintan la cara cual si de una mujer se tratara y la adornan con pendientes y collares vistosos  y la visten con un mantón de manila. La maya se sienta en una silla que está colocada sobre una mesa o  en una silla cigüeña (1) , mientras las demás niñas con un cepillo en la mano pasan la tarde pidiendo dinero a los viandantes que pasan cerca de su maya, acompañándose de la siguiente muletilla: “Una monedita pa la maya, que no tiene saya”.

En el texto que sigue publicado por  Isidoro Jiménez (2)  nos hace una magistral explicación de esta costumbre, tan original,  que existe entre las niñas de Orgaz en el mes de mayo.

Una Maya.
Una Maya.
Foto de Archivo. Ayuntamiento de Orgaz


“ Las fiestas florales que los romanos celebraban en honor de Afrodita constituían una exaltación del amor y la vegetación en una época del año donde la naturaleza nos muestra con más ímpetu toda su fuerza y belleza. Siglos después estas celebraciones, con la cristianización del área latina, se transformarán en un culto a la Virgen María, si bien persistirán algunos rasgos que nos atestiguaran su verdadero origen. En Europa se conservan aún en nuestros dias numerosos ritos de este tipo, que constituyen auténticos cultos a la fertilidad.

En España estas fiestas de primavera resultan muy numerosas y de una gran variedad, aunque en los últimas décadas asistimos a la desaparición de muchas de ellas. Son numerosos los lugares donde se denominaba "maya" a la chica soltera, y "mayo" al mozo que la pretende, todo ello en alusión al citado mes. En otros pueblos la llegada de mayo se anuncia plantando un gran árbol en la plaza principal; costumbre que ha dado origen a la Cruz de Mayo, que tiene en un pueblo de la comarca toledana de la Sisla, Noez, uno de sus más bellos exponentes. Otra manifestación propia de esta época son las "enramadas", adornándose las ventanas de las casas donde habitan chicas solteras con vistosas ramas de árbol en flor. También era propio de estas fechas en algunos pueblos los emparejamientos ficticios entre un joven y una moza, mientras que en otros, se colocaba en un tálamo o lecho nupcial a un niño y una niña, simbolizando el matrimonio. Tiempo después, este tálamo sería sustituido por una mesa, a modo de altar, donde se colocaba únicamente a una niña o una moza, eso si, muy aderezada y adornada.

Tal vez este sea el origen de las "mayas", cuya fiesta aparece reflejada en infinidad de escritos y obras literarias muy antiguas. Rodríguez Caro nos define en estos términos la fiesta: “Júntase las muchachas en un barrio o calle y de entre sí eligen a la más hermosa y agraciada para que sea Maya, aderezándola con ricos vestidos y tocados, oro y plata como reina (...) Súbenla en un tálamo o trono, donde se sienta con mucha gracia y majestad, fingiendo la chiquilla mucha mesura; las demás acompañan, sirven y obedecen como a reina, entreteniéndola con cantares y bailes (...) A los que pasan por donde la Maya, estas piden para hacer rica a la Maya". La anterior descripción esta escrita hace cuatro siglos (1626), y se refiere a como tenía lugar la fiesta en la ciudad de Sevilla. Su similitud con lo que acontece todos los meses de mayo en Orgaz resulta asombrosa. Ello nos da una idea de la proliferación de este tipo de manifestaciones a lo largo y ancho de nuestro país en los siglos pasados.

Otro testimonio nos viene dado por los políticos del siglo XVIII que con el fín de erradicar esta costumbre en Madrid, ciudad de la Corte, promovieron penalizaciones para los padres de las niñas que participaban en esta arraigada tradición. Según ellos, era preciso terminar por todos los medios a su alcance con
las "mayas" , pues solo causan "irrisión, molestias y escándalos". Y no sabemos si por tales medidas, o tal vez por los cambios de costumbres que acarrea el devenir de los tiempos, actualmente no se celebra en la capital de España esta tradición tan española. Si conocemos varios pueblos madrileños donde se ha relanzado esta tradición en estos últimos años.
[…]
En Toledo provincia sólo conocemos que se siga celebrando la "maya" en varios pueblos de La Sisla: Cuerva (Fiesta de la Cruz de Mayo), Pulgar (Día de las Meriendas) y Menasalbas (Domingo de las Mayas). Es en Orgaz, donde la tradición se conserva en su forma más genuina. Aquí la fiesta se extiende a todos los domingos de mayo y en ella participaban prácticamente todas las niñas del pueblo, hasta los nueve o diez años. Pero hay que señalar que en los últimos años, el traslado de las Comuniones a uno de los domingos de mayo, o la celebración de la Fiesta de Primavera, también en un fin de semana de dicho mes, pueden haber influido muy negativamente en el mantenimiento de esta manifestación costumbrista, hasta el punto de poder llegar a su desaparición en breves años.

Nos encontramos, por lo tanto, ante una verdadera reliquia no ya del folclore de Castilla-La Mancha, sino del costumbrismo español, que debemos intentar conservar.”

________________________________________________________
(1) Silla cigueña: es una silla de madera más alta que las demás, hecha para que los niños se puedan sentar en la misma mesa que los adultos.

(2) JIMÉNEZ RODRÍGUEZ, Isidoro:: Las mayas.- En El Sustanciero, nº 3, 2º semestre 2000, p. 10

Creative Commons License Los contenidos de esta web estan bajo una licencia de Creative Commons .

Creación: octubre 2005 / Última modificación: