Villa de Orgaz> Vida y costumbres > Folklore > Fiestas

Villa de Orgaz

FOLKLORE

 

Ir a página de inicio

Fiestas


Algunas de las fiestas aquí relacionadas tuvieron una mayor celebración en el pasado mientras que otras han tomado más fuerza en la actualidad.


San Antón
La Candelaria (Arisgotas)
Carnavales
Los quintos. Romería de Villaverde
Semana Santa
La quema de Judas
Ferias y fiestas del Cristo de la Fe (Arisgotas)

Fiestas de la Primavera
Fiesta de Santa Rita
Corpus Christi
Noche de San Juan
San Cristóbal
Ferias y fiestas del Cristo del Olvido
Virgen del Soccorro



San Antón.
17 de enero

San Antón es el patrono de los animales, y siendo Orgaz un pueblo agrícola y ganadero, necesariamente la celebración de su fiesta ha sido siempre importante.

La víspera del día 17 de enero, festividad de San Antonio Abad,  se  encienden en los barrios  de Orgaz las llamadas “luminarias”, que son fogatas de leña y trastos viejos. Es costumbre que los vecinos hagan y coman las típicas migas.

En la plaza del pueblo, el Ayuntamiento colocaba cargas de leña suficientes para encender la luminaria más grande.

Una de las coplas propias del día, que refleja el ánimo festivo de la ocasión,  dice así:

"San Antón como era viejo
tenía barbas de conejo
y su abuela Catalina
las tenía de gallina".

El día del santo, cuya imagen se venera en el templo parroquial, colocado el Sr. Cura delante de la iglesia, se bendicen piensos y animales (que se han esquilado artísticamente y enjaezados para la ocasión), y a continuación la comitiva del reino animal hace un recorrido festivo por las calles del Barruelo, El muro, Campana, Alonso del Pozo y la Plaza, lo que se conoce como las "vueltas de San Antón". Antiguamente se embellecían las bestias con trabajos que hacían los esquiladores, dibujando con sus tijeras autenticas filigranas sobre los lomos de las mulas y otros animales.  Y se disfrazaban los orgaceños, formando  una especie de comitiva carnavalesca que acompañaba al desfile de los animales.

En tiempos pasados, en la fiesta de San Antón, un cerdo pequeño, donado por algún vecino, pasaba a ser propiedad común, y como tal deambulaba todo el año por las calles y era alimentado por todos, recogiéndose por la noche en el Hospital. Al año siguiente el guarro era subastado en la fiesta del Santo.

En la actualidad “las vueltas” han retomado vitalidad y son muchos los caballos y otros animales que acuden a la cita anual cuando llega la fiesta de San Antón..

Mulas preparadas para "la vueltas"
estias engalanadas y orgaceños disfrazados
Pulsar la imagen para aumentar Mulas preparadas para "la vueltas"
Pulsar la imagen para aumentar Bestias engalanadas y orgaceños disfrazados
Fotos de Archivo. Ayuntamiento de Orgaz


La Candelaria (Arisgotas). Primer fin de semana de febrero


El día de la Candelaria, el 2 de febrero, se celebra una gran fiesta en la población de Arisgotas, con la participación de los naturales del lugar y la presencia de algunos vecinos de Orgaz que, junto a los quintos de ese año, se desplazan hasta allí para compartir un día de fiesta con los arisgoteños.

Las celebraciones comienzan el día de la víspera  con el canto de una salve en honor a la Virgen, y una gran luminaria en la plaza con fuegos artificiales. A la mañana siguiente, antes de celebrar la Misa, tiene lugar una procesión con la Virgen en sus andas en torno a la iglesia. Al entrar en la iglesia la imagen se deja en el centro de la nave para, a mitad de la Misa, hacer que la imagen llegue hasta el altar haciendo tres pasos a modo de reverencia, en forma de saludo de la Virgen a Jesús, que se encuentra en el altar después de la Consagración.

Antiguamente no podía faltar “la torta de la Candelaria”, que hacía el panadero del pueblo y que ofrecía a la Virgen para ser subastada junto a  los brazos para portar a la Virgen en la procesión.

Por la tarde se vuelve a sacar a la Virgen en procesión, esta vez con un recorrido mayor, siendo los que portan las andas aquellos que más han pujado en la subasta que se ha llevado a cabo antes de empezar la procesión.

La fiesta se remata con un baile popular, que se celebra en la plaza, antiguamente al son del violín y la flauta.

Virgen de la Candelaria. Arisgotas
Virgen de la Candelaria. Arisgotas



Carnavales

Fiesta muy popular en Orgaz, que ha recobrado un auge importante en los últimos años. Se celebra el domingo anterior al miércoles de ceniza.

Son muchos los orgaceños jóvenes y mayores que se disfrazan con gran ingenio y escriben sus coplas irónicas comentando la actualidad  local, que van recitando por las calles, para jolgorio de los demás.

Por la tarde se celebra un gran desfile con carrozas y Banda de música.

Carnavales 2001 Carnavales 2001
Carnavales 2001. Foto: Santiago Gómez



Los quintos. Romería de Villaverde. Martes anterior al miercolesde ceniza

Cuando en España existía el servicio militar obligatorio, se llamaba “quintos” a los jóvenes que, al cumplir la mayoría de edad, se iban al ejército, hecho que conllevaba en Orgaz una serie de actos y clebraciones.

“El primer trámite municipal comprendía el alistamiento de los jóvenes que cumplían los 19 años. Aparte de representantes de la Corporación Municipal, se encontraba el Párroco y el encargado del Registro Civil, los cuales determinaban los integrantes del reemplazo para el ejercito en aquel año.
Enorme expectación levantaba el acto del sorteo de los mozos, el cual se realizaba también en el Ayuntamiento, en cuyo alrededor se disponían los quintos y sus familiares para escuchar que les deparaba la suerte.
En un recipiente se encontraban los nombres de los mozos, mientras que aparte se disponía un número correlativo por cada joven. La inocencia de dos niños menores de diez iba emparejando cada nombre a un número. Aquellos que sacaban los números más bajos serían los que se tenían que desplazar hasta las ciudades africanas. Los resultados se cantaban desde el balcón del Ayuntamiento.

Otro de los prolegómenos consistía en la talla, o reconocimiento sanitario de los jóvenes y su posterior declaración de soldados.

La ubicación en Orgaz de la Caja de Reclutas durante la guerra, hizo que llegaran hasta aquí numerosos jóvenes de la provincia, muchos de los cuales se hospedaban con familias del pueblo, creándose en no pocos casos unos lazos de amistad que perduran hasta nuestros días.”(1)

Los mozos de Orgaz en el año que entraban en quita hacían una serie de celebraciones, todas preparatorias de ese gran acontecimiento que era irse a cumplir la mili en cualquier lugar alejado del pueblo, incluso a África,  en un tiempo en que la mayor parte de la población apenas viajaba.

Los mozos de la misma edad, durante ese año, se constituían en un grupo bastante organizado, al que se conoce como “la quinta”, donde se fomentaba la camaradería y la amistad, dispuestos a seguir el calendario de celebraciones que la tradición disponía. Incluso para sus fiestas y reuniones se vestían con determinados elementos que les identificaba: se tocaban la cabeza con un gorro militar, al cuello llevaban un pañuelo blanco bordado para la ocasión por la novia o una mano femenina cercana, y en las manos llevaban un garrote y una pandereta pintada y adornada con un colgante de madroños.

Aunque ya no existe el servicio militar, en Orgaz los quintos se han convertido en una tradición festiva, de tal manera que,  en la actualidad, los jóvenes, al cumplir la mayoría de edad, hacen casi las mismas celebraciones que hacían los antiguos quintos.

El primer evento que celebraban era el día de la Candelaria, festividad muy arraigada en Arisgotas, desplazándose los quintos allí.

Otro gran día para los quintos era, y es,  el martes de carnaval, cuya celebración consiste principalmente en una romería que los quintos, sus familias y muchos orgaceños hacen a la dehesa de Villaverde para pasar allí una jornada campestre, donde se comen las viandas que cada familia o grupo de amigos lleva para la ocasión. Antiguamente la gente bailaba al son de violines y bandurrias que acompañaban a la comitiva. Hoy día el baile se celebra al final de la jornada en algún salón de la localidad.
El día comienza temprano, cuando los quintos salen a “reseñar”, que consiste en que  todos los quintos reunidos  recorren las casas de los que fueron quintos el año anterior acompañados por la banda de música, y llegados a la casa de cada uno de ellos le cantan coplas, algunas subidas de tono, alusivas al mozo que en ese momento visitan. Todas las coplas empezaban “En esta quinta señores …” y terminaban así:  “ … y los quintos le decimos con mucha serenidad …”.

Para San Juan se llevaban a cabo las “enramás”.

La víspera del día de la Inmaculada los quintos hacían una gran luminaria en la Plaza en honor a la Virgen, y pasaban toda la noche en torno a la lumbre, acompañando la velada de cánticos, bebidas y dulces. Los distintos accesos a la Plaza se cerraban con carros que los quintos acarreaban de allá donde los hubiera por las calles del pueblo. Este era el último acto que celebraban antes de partir cada cual al destino que el sorteo les había adjudicado.

Este plan de actividades se financiaba principalmente por las peticiones que los quintos, en distintas fiestas del año, hacían por las calles del pueblo e, incluso, en las carreteras de acceso a la población abordando a los viajeros que por ellas transitaban.

Los quintos de 2004 Los quintos de 2004
Los quintos de 2004. Foto: Santiago Gómez


Semana Santa

Durante la Semana Santa, con gran asistencia de orgaceños y con gran sencillez y austeridad, se celebran los oficios religiosos y procesiones propios del calendario litúrgico de la Iglesia Católica. En las procesiones de la Semana Santa desfilan las hermandades.

Así, la Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores, que aglutina a gran parte de las mujeres de Orgaz, saca en procesión a la imagen de su mismo nombre. Esta procesión, que se realiza el Viernes de Dolores, marca el comienzo de las celebraciones en torno a la Semana Santa.

Los pasos que desfilan el Jueves Santo son El Nazareno, El Cristo de la Buena Muerte, La Oración en el Huerto.

El Viernes  Santo se escenifica el Entierro de Jesucristo, sacando en procesión al Santo Entierro, la figura yacente de Jesús colocada en una urna de cristal, portado por los cofrades de la Hermandad del mismo nombre, y le acompaña la Virgen de los Dolores. La procesión traslada el Santo Sepulcro desde la Iglesia a la ermita de la Concepción, donde queda depositado durante todo el año.

La noche del Sábado Santo, tras la vigilia pascual, se quema en la Plaza del Castillo a Judas, siendo esta una costumbre reciente, muy arraigada en Arisgotas.

El Domingo de Resurrección, al amanecer, se organizan dos procesiones, yendo una al encuentro de otra. La imagen de Cristo resucitado es portada por los hombres, mientras que la Virgen dolorosa, en riguroso luto, es portada por las mujeres. Precediendo  al encuentro de la Virgen con el Resucitado, cuando ya están enfrentados ambos, se hacen tres paradas en señal de respeto. Posteriormente se  cambia el traje a la Virgen, que abandona así el luto.

Procesion de Semana Santa Procesion de Semana Santa Procesion de Semana Santa Procesion de Semana Santa
Procesiones de Semana Santa. Foto: Santiago Gómez


La quema de judas

Es esta una tradición propia de Arisgotas, que en los últimos años se ha trasladado a Orgaz.

En el momento en que acaba la Semana Santa y las campanas tocan a gloria anunciando la resurrección de Jesús, en la plaza de Arisgotas los mozos prendían fuego a un muñeco de paja que previamente habían preparado. El muñeco simboliza a Judas, representando que, de esta forma,  recibe su merecido por haber traicionado al Señor.



Ferias y fiestas del Cristo de la Fe (Arisgotas). Primer fin de semana de mayo

Se celebra esta festividad  el primer fin de semana del mes de mayo.
El viernes por la noche, después del rezo del rosario en la Iglesia, se hacen fuegos artificiales y se lleva acabo la tradicional luminaria en la plaza, que se acompaña de churros y chocolate, y se termina la noche con una verbena.
El sábado se celebra la Misa por la mañana, y por la tarde la procesión de la Venerable Imagen del Cristo de la Fe.
El domingo se celebran juegos y campeonatos, y por la noche se termina la fiesta con una traca final.

Cristo de la Fe. Arisgotas
Cristo de la Fe. Arisgotas


Fiesta de la Primavera. Último fin de semana de mayo

En esta fiesta, que suele coincidir con el último domingo del mes de mayo, se elige a Doña Jimena, en recuerdo de la esposa del Cid Campeador, de la que la leyenda dice nació en Orgaz.

Durante las fiestas se procede, desde hace algunos años en la Plaza Mayor,  a proclamar a  la Doña Jimena del año, que presidirá todas las celebraciones, acompañada de su corte de honor, compuesta por jóvenes de Orgaz. También se elige la Reina infantil.  En el mismo acto se hace el Pregón de las fiestas. Se hacen festejos taurinos, actuaciones musicales, y otras diversiones. En los últimos años, con motivo de estas fiestas, se celebra un mercado medieval.

En su vertiente religiosa, es esta una fiesta que gira en torno a la Virgen de El Socorro, si bien sus fiestas patronales se celebran el 8 de septiembre. La mañana del domingo, en alegre romería, los orgaceños, acompañados por la Banda Municipal, se dirigen a la ermita de El Socorro acompañando las carrozas de Doña Jimena y de la Reina Infantil, que visten los trajes típicos de Orgaz. Al llegar a la ermita se hace una ofrenda de flores a la Virgen, y se celebra procesión  y una Misa.

Ver fotos
Pulsar para ver fotos

Precisamente fue la Hermandad de la Virgen de El Socorro la que instituyó y promovió en los años sesenta la celebración de estas fiestas. La primera Fiesta de Primavera se celebró en 1968. Nadie mejor que una persona como José Lara Gómez-Miguel, que fue protagonista  en el origen de esta fiesta, para que nos lo cuente (2) :

“RAÍCES DE LAS FIESTAS DE PRIMAVERA
Como cada año, cuando se aproximan estas Fiestas de Primavera, me invade la nostalgia de los recuerdos y emociones, pues son ya 30 las ediciones celebradas desde que un reducido grupo de orgaceños, nativos o vinculados, sin más bagaje que la devoción a nuestra Patrona  Stma.  Virgen  de El Socorro y el entusiasmo por nuestro pueblo, nos lanzamos a la aventura de crear una Fiesta que a la vez que agrupara a todos los orgaceños en torno a su Patrona, sirviera para resaltar y promocionar su  historia, su tipismo y su cultura popular.

Y con un presupuesto económico tan rotundo como cero, pero con una enorme carga de entusiasmo y la esperanza certera de la respuesta favorable que íbamos a recibir de Orgaz, iniciamos la andadura haciendo camino al andar.

¿Qué hacer? Corría la Primavera de 1968. Aquel entusiasta grupo necesitaba también de colaboradores que entendieran el proyecto y fueran capaces de ilusionarse con la idea a la vez que se incorporaran a la misma. Y esos colaboradores, también desinteresados, surgieron con rapidez aportando tanto su experiencia como su trabajo personal.  

Nuestras jornadas festivas deberían contener detalles singulares a tono con nuestra historia y nuestro paisaje. Y así surgió el que nuestra primera Dama fuera no una Reina sino  DOÑA JIMENA y que sus acompañantes lucieran los trajes típicos de Orgaz. La blancura radiante de las fachadas y nuestra tradición calera fueron la base del eslogan  'ORGAZ, AZUCENA DE CASTILLA'.

Si el Castillo, entonces en estado ruinoso, no podía abrirse como uno de los símbolos emblemáticos de nuestra historia, debería de lucirse otro elemento constructivo típico de Orgaz para que sirviera de marco a los actos poéticos y florales, eligiéndose uno de los patios de mayor capacidad y mejor conservados que fue la admiración de los visitantes en las primeras ediciones, hasta que en 1972 se concluyeran las obras de restauración del Castillo, marco incomparable y el más idóneo para que el cortejo de Doña Jimena descendiera desde la Torre del Homenaje a presidir los actos en su Patio de Armas.

El Templo Parroquial fue escenario otros años en el que se celebraron inolvidables conciertos de música clásica, mientras que en el Teatro Calderón, hoy sede de las Casas Consistoriales, tenían lugar representaciones teatrales a cargo del grupo de teatro local.

Las dos ediciones del Festival de la Canción de Primavera en el recinto de la Plaza de Toros, los concursos de trajes típicos y de fachadas engalanadas, los Coros de Voces Blancas y otras actuaciones, ponían la guinda sobre el pastel de aquellas Fiestas, conformando todo ello en su conjunto una magnífica sinfonía de luz y color, de granito y cal, de tipismo y tradición. Es Orgaz, cuando Orgaz es Orgaz.

Pero en el camino que íbamos recorriendo siempre había un horizonte presidido por la silueta de una Ermita y una Virgen que esperaba el TRONO DE PLATA que merecía.

El deseado momento llegó y todas las ilusiones de sus fervorosos hijos se vieron colmadas cuando en la Fiesta de 1969, en la puerta de la Ermita, la Stma.Virgen de El Socorro ocupó el trono de plata que todos los orgaceños soñaban, obra del orfebre toledano Tomás Camarero que fue bendecido por el Emmo. y Rvdmo. Don Anastasio Granados, Obispo Vicario, que también procedió a la consagración solemne del pueblo de Orgaz a su Patrona.    

En 1972 se inauguraría la gran explanada ajardinada de la Ermita, coronándose así los deseos de crear una zona amplia para disfrute de todos.

En este año, cuando se cumplen 30 de aquella efemérides, he querido dejar constancia de estos hechos para recuerdo de quienes los vivimos y para conocimiento de las nuevas generaciones nacidas desde entonces, deseando destacar el esfuerzo, el tesón y la dedicación desinteresada de aquel grupo de orgaceños creadores de unas jornadas  culturales-festivas que aún tienen reflejo cuando llega  el mes de mayo, merced al relevo generacional.

José Lara Gómez-Miguel. 1999”

 
 


Para saber más:

 

Fiesta de Santa Rita . 22 de mayo

El 22 de mayo se celebraba el día de Santa Rita con una función religiosa en la ermita de la Concepción y se festejaba con rosas y con los "panecillos de Santa Rita", que se hacían expresamente para ese día.



Corpus Christi


En Orgaz la fiesta del Corpus se celebra con gran solemnidad, dado que desde antiguo en el pueblo ha existido una gran devoción por la Eucaristía, jugando  la Cofradía Sacramental  un papel protagonista en la celebración de esta festividad.
En la actualidad,  en el día del Corpus se realiza una procesión por las calles del pueblo, que se engalanan con ricas colgaduras en ventanas y balcones, adornándose las calles con plantas. El suelo se cubre con ramas y hierbas aromáticas. En determinados lugares, los vecinos levantan altares decorados con motivos eucarísticos.

José Lozano Anaya escribió un librito que tituló A elogio de la villa de Orgaz, sus naturales y demás objetos dignos de apología, particularmente acerca de la solemnidad con que celebran la Fiesta Principal del Santísimo Corpus Christi, después de visitar Orgaz a principios del siglo XIX, y ver el realce con que se celebraba esta fiesta. Es sorprendente ver cómo hay ritos y costumbres que él refiere en su relato y que siguen realizándose prácticamente igual en la actualidad.

Hoy día durante la Misa se encienden cirios que están colocados en el centro del templo y que después son portados por los cofrades de la Sacramental. Así nos cuenta Lozano que se hacía hace dos siglos:


“Cuando empieza en la Misa lo secreto,
o Canon, rodeando el Presbitero
con veinticuatro cirios encendidos
alumbran los cofrades reunidos”

Ya hemos visto que en la actualidad se engalanan las calles y, tal como entonces se hacía, se levantan altares, del mismo modo que nos refiere Lozano:


“Con sus basas, gradas y pavimento, con muy fino
Orden y composturas nada escasas,
Donde se adora e inciensa al Sacramento,
Y el cuerpo de Levitas toma aliento”.

Otro dato muy interesante es que en el pasado, por lo que sabemos, en la fiesta del Corpus se realizaba una danza festiva, que debía ser similar a la que se hace en Toledo y otros pueblos en la actualidad. En otro capítulo de este libro, narrando las celebraciones que se llevaron a cabo en Orgaz con motivo de la inauguración de la iglesia en el año 1763,  he referido que   “Por la noche hubo pólvoras, fuegos y otros regocijos, y salió por las calles la danza vestida y aderezada de la misma manera que lo hacía el día del Corpus”, tal como podemos leer en el Acta capitular que se conserva en el Archivo Municipal (3) .  Por lo que nos cuenta Lozano, esta danza, cuando él estuvo en Orgaz, a principios del XIX, ya había desaparecido, tal como nos dice:


“Efectivamente la tal danza
Hubo en Orgaz con séquito lucido
Y digna de las más seria alabanza
(…)
El pueblo sin duda conducido
Con otra reflexión sobre esta usanza
Acordó suprimirla por decencia”


Procesión del Corpus Christi Procesión del Corpus Christi Procesión del Corpus Christi
     
Procesión del Corpus Christi
Procesión del Corpus Christi  
Procesión del Corpus Christi Procesión del Corpus Christi  
Procesión del Corpus Christi, 2005. Foto: Santiago Gómez
 


Noche de San Juan. 24 de junio

La noche de San Juan, el 24 de junio, es la noche más corta del año y coincide con el solsticio de verano, hecho que ha originado en todos los tiempos y culturas, desde los tiempos más remotos, antes del cristianismo, la práctica de  todo tipo de ritos vinculados a la purificación, a la fecundidad, a la solicitud de bonanzas, y al alejamiento de males.

En esta noche la atmósfera se carga de un aliento sobrenatural,  y en los distintos lugares existen  numerosas leyendas fantásticas que aluden a grutas que se abren, castillos y palacios encantados, a reinas moras que se liberan de sus prisiones y ataduras, a mujeres enamoradas que sueñan y adivinan quién será el galán que las despose, etc.

En Orgaz, para esta fecha de San Juan, existía una tradición: “las enramás”, que pervivió hasta los primeros años 70 del siglo pasado, y la leyenda de la mora encantada, que en ese día tenía uno de sus pasajes más curiosos.

“Las enramás”

En la noche de San Juan los mozos de Orgaz  se acercaban a las casas donde vivían las mozas solteras,  provistos de pintura de color vistoso,  habitualmente añil, con la cual rociaban las paredes de la casa, entonces siempre blancas de cal, quedando las fachadas decoradas con manchones a manera de grandes ramas. Como es natural, se trataba de una tradición aceptada a regañadientes por los vecinos, sobre todo cuando la fachada embellecida era la de uno, por el trabajo que esto provocaba en los días siguientes para hacer desaparecer la pintura y retornar a su original color blanco la fachada.

Se libraban de estas ramas de pintura las casas de las solteras que tenían novio, ya que éste, en señal de amor, pasaba esa noche haciendo guardia en la puerta de su amada, y en lugar de con pintura  la casa amanecía decorada con un bello ramo que el novio había colocado en la ventana de su novia. Si la casa de su novia, por desgracia, aparecía a la mañana siguiente con la pintada en la fachada, sería signo evidente de su infidelidad y su falta de cariño.

Existe un dicho en Orgaz que dice: “Pa San Pedro te eché el ramo, que pa San Juan no pude, que estuve malo”, dicho que tiene esta explicación: si por cualquier motivo el día de San Juan no se pudo poner el ramo en la ventana de la novia, existía una segunda oportunidad, se podía colocar el siguiente día  29, fiesta de  San Pedro .

La mora encantada

Esta leyenda, que se narra completa en otro capítulo de este libro,  contaba que todos los años, en la mañana del día de San Juan, la mora encantada, que estuvo y murió presa  en el Torrejón, retornaba a la vida y  salía para peinarse al sol, lo cual producía gran temor entre los lugareños que no se atrevían a mirarla por temor a que les embrujara con su mirada.


San Cristóbal
. Primer fin de semana del mes de julio .

Coincidiendo con el primer fin de semana del mes de julio se celebra en Orgaz la fiesta de San Cristóbal, patrono de los conductores.

La noche del viernes se lleva a cabo la proclamación de la Reina de las Fiestas y las damas de honor de su corte.

El sábado se festeja con actividades como una vuelta ciclista, concierto de música en la Plaza, etc.

El domingo, día central de los festejos, se celebra una Misa y procesión de San Cristóbal hasta el Arco de El Socorro, y a continuación se organiza una caravana de vehículos engalanados para la ocasión que recorrerá las calles del pueblo. Por la noche se celebra un fin de fiesta que culmina con una gran traca final.

San Cristóbal
San Cristóbal


Ferias y fiestas del Cristo del Olvido. 24 a 27 de agosto

En Orgaz se llama “La Feria” a las fiestas que se celebran los días 24, 25, 26 y 27 de agosto, en torno a la figura del Cristo del Olvido, patrono de Orgaz (25 de agosto). Es típico ver por las calles de la Villa las alabardas y el célebre "Diablillo". También es tradición el baile de la bandera.

Las celebraciones comienzan el domingo anterior con la “Reseña” que llevan a cabo las Alabardas del Cristo del Olvido, visitando a los Mandos y Banderas. El día 21, a las 12 h. Del medio día, un repique de campanas anuncia la “Bajada” de la Imagen del Cristo del Olvido de su retablo para ser colocado en la carroza. El mismo día por la noche se celebra en la iglesia el Solemne Triduo en honor al Cristo del Olvido, que se continuará los dos días siguientes.

El día 23 los Diablillos, acompañados de los tambores y cornetas, realizan la “Petición para las Ánimas” por los domicilios de Orgaz.

El día 24, a las 8 h. de la mañana, se da comienzo al programa de festejos lúdicos, con “el chupinazo”, seguido del desfile de gigantes y cabezudos, acompañados por la Banda de Música. A las 12 h. se lleva a cabo la “Presentación de Alabarderos y Banda de Música” ante el Cristo del Olvido. Y por la noche la Banda de Música encabeza la marcha de las autoridades, seguidas de la gente, hacia el lugar donde se celebra “la pólvora”, que así se llama en el pueblo a la quema de fuegos artificiales.

El día del Cristo, el día 25,  a las 12 se celebra la Misa solemne y, por la noche, se saca al Cristo del Olvido en procesión, a la que acude masivamente la población, yendo acompañada la imagen por las Alabardas y dos bandas de música.

cartel luminoso
Foto: Ada Maesso, 2010

El día 26 por la tarde se realiza la subasta pública en el Paseo de todas las ofrendas que los orgaceños han hecho el día anterior. Las ofrendas consisten en los frutos del campo, animales, manualidades y todo tipo de objetos que se entregan para recabar fondos para la Hermandad del Cristo.

Durante los días de fiesta existe una amplia oferta de diversiones para grandes y pequeños del pueblo, y forasteros:  campeonatos de bolos, blanca, dominó, mus; actividades para la población infantil; suelta de vaquillas, corrida de toros, verbenas, conciertos, etc.

“Tradicionalmente se celebraban en torno al martes de Pentecostés, fiesta del Cristo del Olvido. El domingo anterior tenía lugar un festejo taurino, el lunes los fuegos artificiales y el martes los actos religiosos. Fue en 1910 cuando el Ayuntamiento acuerda cambiar de fecha las fiestas principales, trasladando la festividad del Cristo hasta el 25 de agosto. Ya en dicho año, quedaban configuradas, a grandes rasgos, las actividades y festejos como continúan actualmente, teniendo lugar el día 24 una misa, el saludo de la banda de música, las vísperas y la pólvora; al día siguiente, diana por la banda, misa y procesión y por la noche "iluminación" y cinematógrafo; por último el 26, despedida al Cristo y una corrida de toros.

También en dichas fechas tuvo lugar una feria de ganados que ha permanecido hasta los años cincuenta; en la misma un vecino de Mora consiguió el primer premio, dotado con 50 ptas. presentando dos hermosos ejemplares de ganado "mular cerril", mientras que el segundo premio, de 25 ptas. se fue hasta Sonseca, siendo ganado por dos reses vacunas. Dos años más tarde (1912) las transacciones de ganado fueron muy numerosas, pasando del centenar, siendo las más numerosas de muletas y ganado burreño. En las citadas fiestas fue especialmente celebrado por el vecindario las competiciones de carreras de sacos y la de burros lerdos, ganando en estas últimas los animales de Juan Vizcaíno y Juan Bravo.
.          
Para las fiestas de 1914 se nombra a 'Demetrio <9livares, como concejal responsable del ferial de ganados, mientras que Juan Manuel Tapiador y Nicolás Sánchez de Rojas, se harán cargo de los puestos de venta. Para las mismas se tuvieron que construir tres casetas o puestos más de los ya existentes, por así demandarlo el número de feriantes asistentes. La pólvora se contrató con el vecino de Lillo, Luis Martín, en 125 ptas.  Diez años después, en 1924, conocemos que los festejos y la propaganda de las fiestas supusieron unos gastos de 800 ptas.

Las facturas aprobadas con motivo de la feria de 1947, nos dan testimonio de que en aquellos años se realizaban arcos de tomillo, pues se pagó a Juan García Asenjo, 105 ptas. por siete cargas de tomillo.'Los fuegos artificiales de ese año importaron, 800 ptas.; también se abonaron 130 ptas. a Aurelia García Asenjo, por los embutidos servidos para la cucaña; y el pregonero cobró por regar el feria 164 ptas.” (4)

Alabarderos de Orgaz baile de la bandera en Orgaz
Alabarderos y baile de la bandera. Foto: Santiago Gómez

 

HIMNO. AL CRISTO DEL OLVIDO

Gloria a Cristo Señor del Olvido,
que en alarde de amor y bondad,
puso siempre su trono escogido,
en su pueblo querido de Orgaz. (Bis)

Es su rostro mi Señor,
un divino espejo.
Es un claro manantial,
donde el amor se agotó.

Esos brazos enclavados en el leño de la Cruz,
y tus labios apagados me hablaron siempre de Ti.
Hoy nuestros labios te aclaman
Cristo, Señor del amor,
y mis pechos te proclaman,
y Orgaz entero, Señor,
quiere abrazar tu perdón.

 

Virgen del Socorro. 8 de septiembre

Los días 7 y 8 de septiembre se celebran las fiestas en honor a la patrona de Orgaz, la Virgen de El Socorro.

El día 30 de Agosto comienza el novenario a la Virgen, desplazándose los devotos a partir de este día todas las tardes a la ermita.

El día de la víspera por la tarde se canta la Salve, y se prende una luminaria y se queman fuegos artificiales, con intervención de la Banda de Música. Se lleva a cabo la inauguración de la tradicional tómbola.

El día 8 por la mañana se celebra Misa solemne y se lleva a cabo la subasta de ofrendas y donativos. Por la noche se saca en procesión la imagen de la Virgen por el Parque del  Socorro.
 

Tómbola del Socorro, 2005
Foto: Santiago Gómez


Un miembro de la Junta de gobierno de la Hermandad de la Virgen de El Socorro (5)  nos hace una descripción del ambiente que estas fiestas tenían el los años 50-60, que reproduzco por su sabor y costumbrismo y  porque,  como él mismo dice, en lo fundamental las tradiciones se conservan al día de hoy. 

Entonces como ahora, la fiesta en honor de la Santísima  Virgen se celebraba el 8 de eptiembre, Natividad de la Virgen.

Los cultos en su Honor se mantienen con toda su intensidad sin que el transcurrir del tiempo, con tan novedosos acontecimientos, hallan afectado a este su pueblo en el amor y adoración que desde siempre tuvimos a nuestra Virgen.
En aquellos años el día siete, víspera de la fiesta, se procedía a la quema de 3/4 cargas de leña de monte produciéndose una enorme luminaria para regocijo de todos los asistentes.

Esta luminaria estaba precedida por el lanzamiento de un par de docenas de cohetes, considerándose este gasto como un enorme despilfarro. Seguidamente se procedía al canto de la Salve en honor de nuestra Patrona.

La actuación de la banda de música, se encargaba de dar el  colorido de gran fiesta en esta noche en que todos los orgaceños disfrutamos de  una de las tradiciones más queridas de nuestro pueblo.

Al día siguiente, día de gala para todos orgaceños aI celebrarse la fiesta de su Patrona, muy de mañana se anunciaba ésta con el estruendo que producían los cohetes que habían sido reservados para este amanecer.

También tenía su colorido, el ver a los sacerdotes celebrantes  subir aI Socorro  en un galerón tirado por una yunta de mulas previamente engalanadas con sus mejores arreos y cabezales haciendo honor al acto que se iba a celebrar. El cochero, como no podía ser de otra forma, se ataviaba con su traje de pana lisa, adornándose con un reloj de bolsillo que le colgaba de su propio chaleco, haciendo de éste uno de los personajes más admirados de la fiesta.

En esta mañana, la presencia de los sacerdotes en El Socorro avivaba más  la adoración a la Virgen. La Eucaristía se celebraba  con gran solemnidad y las voces que entonaban la misa del ángelus daban a esta Eucaristía el realce que Orgaz quería para su Patrona.

Los asistentes se felicitaban al contemplar el gozo que les producía esta fiesta al encontrarse un año más con su Virgen.

A primera hora de la tarde se procedía a subastar los productos que los devotos ofrecían a la Santísima Virgen. Este apartado y después de tantos otros continúa manteniendo su total tradición.

Los productos que se ofrecían y por tanto eran subastados,  procedían en su mayoría de la tierra, la sandía y el melón se llevaban la palma de las ofrendas, la cebada, el trigo y los garbanzos, seguían a la sandía y al melón, las aves de corral, las palomas y los conejos eran otras de las preferencias de los donantes sin olvidarnos de los ganaderos que nunca faltaron a esta cita para aportar el regalo más cotizado de esta subasta. Se trataba de donar un hermoso cordero que había sido criado con todo esmero y que era conocido entre los pastores como el cordero de la Virgen.

Mientras esto ocurría los arrieros descargaban la mercancía de sus burros exponiendo al público los sabrosos melocotones de la Puebla de Montalbán, las exquisitas guindas de Marjaliza, sin faltar algún que otro puesto de chucherías resultando su producto estrella la cagaílla de gato elaborada por la "tía Hormiga" de Mora.

También el "tío Tuerto" tomaba el camino de El Socorro para ofrecer a los numerosos asistentes a los actos su rico "limón rozado". Su oferta resultaba tentadora, por un real servía un vaso mediano de este rico limón y por una moneda de dos reales triplicaba su contenido.

Terminada la subasta, la Comisión se afanaba en colocar la imagen de la Virgen sobre la carroza al tiempo que los monaguillos anunciaban con el repicar de campanas el comienzo de la procesión, que se efectuaba alrededor de El Socorro.

En el transcurso de este recorrido se procedía a la toma del Cetro por aquellas personas que por promesa o devoción cumplían así su deseo; al mismo tiempo que contribuían al mantenimiento de los gastos producidos con motivo de la celebración de la fiesta. “

 

 

_____________________________________________

(1)  JIMÉNEZ RODRÍGUEZ, Isidoro (Coord.) : Crónica fotográfica de Orgaz (1880-1955).- [Orgaz]: Ayuntamiento de Orgaz, 1998, p. 9-10.

(2) LARA GÓMEZ-MIGUEL José:  Raíces de las fiestas de primavera.- En  Programa de festejos de las XXX Fiestas de Primavera, 1999.

(3) Acta capitular del Ayuntamiento de Orgaz de 25 de enero de 1763.- Libro de Actas Capitulares y Acuerdos celebrados por el Ayuntamiento de la Villa de Orgaz en el año del Señor de 1763.- En Acuerdos del Ayuntamiento de esta Villa de Orgaz de los años 1761 hasta el de 1770.- Ayuntamiento de Orgaz, [Sin signatura]

(4) JIMÉNEZ RODRÍGUEZ, Isidoro (Coord.) : Crónica fotográfica de Orgaz (1880-1955).- [Orgaz]: Ayuntamiento de Orgaz, 1998, p. 13

(5) Así se hizo la restauración de El Socorro entre los años 1939 a 1975.- Orgaz: 2000, mecanografiado.




Creative Commons License Los contenidos de esta web estan bajo una licencia de Creative Commons .
Creación:octubre 2000 / Última modificación:

 

Ir al principio de esta página

 
  Puedes escribirme aquí