Villa de Orgaz> Vida y costumbres > Folklore > Fiestas

Villa de Orgaz

FOLKLORE

Fiestas

San Antón
La Candelaria (Arisgotas)
Carnavales
Los quintos. Romería de Villaverde
Semana Santa
La quema de Judas
Ferias y fiestas del Cristo de la Fe (Arisgotas)

Fiestas de la Primavera
Fiesta de Santa Rita
Corpus Christi
Noche de San Juan
San Cristóbal
Ferias y fiestas del Cristo del Olvido
Virgen del Soccorro


Virgen del Socorro


Fecha de celebración: 8 de septiembre

Los días 7 y 8 de septiembre se celebran las fiestas en honor a la patrona de Orgaz, la Virgen de El Socorro.

El día 30 de Agosto comienza el novenario a la Virgen, desplazándose los devotos a partir de este día todas las tardes a la ermita.

El día de la víspera por la tarde se canta la Salve, y se prende una luminaria y se queman fuegos artificiales, con intervención de la Banda de Música. Se lleva a cabo la inauguración de la tradicional tómbola.

El día 8 por la mañana se celebra Misa solemne y se lleva a cabo la subasta de ofrendas y donativos. Por la noche se saca en procesión la imagen de la Virgen por el Parque del  Socorro.
 

Tómbola del Socorro, 2005
Foto: Santiago Gómez


Un miembro de la Junta de gobierno de la Hermandad de la Virgen de El Socorro (1)  nos hace una descripción del ambiente que estas fiestas tenían el los años 50-60, que reproduzco por su sabor y costumbrismo y  porque,  como él mismo dice, en lo fundamental las tradiciones se conservan al día de hoy. 

Entonces como ahora, la fiesta en honor de la Santísima  Virgen se celebraba el 8 de eptiembre, Natividad de la Virgen.

Los cultos en su Honor se mantienen con toda su intensidad sin que el transcurrir del tiempo, con tan novedosos acontecimientos, hallan afectado a este su pueblo en el amor y adoración que desde siempre tuvimos a nuestra Virgen.
En aquellos años el día siete, víspera de la fiesta, se procedía a la quema de 3/4 cargas de leña de monte produciéndose una enorme luminaria para regocijo de todos los asistentes.

Esta luminaria estaba precedida por el lanzamiento de un par de docenas de cohetes, considerándose este gasto como un enorme despilfarro. Seguidamente se procedía al canto de la Salve en honor de nuestra Patrona.

La actuación de la banda de música, se encargaba de dar el  colorido de gran fiesta en esta noche en que todos los orgaceños disfrutamos de  una de las tradiciones más queridas de nuestro pueblo.

Al día siguiente, día de gala para todos orgaceños aI celebrarse la fiesta de su Patrona, muy de mañana se anunciaba ésta con el estruendo que producían los cohetes que habían sido reservados para este amanecer.

También tenía su colorido, el ver a los sacerdotes celebrantes  subir aI Socorro  en un galerón tirado por una yunta de mulas previamente engalanadas con sus mejores arreos y cabezales haciendo honor al acto que se iba a celebrar. El cochero, como no podía ser de otra forma, se ataviaba con su traje de pana lisa, adornándose con un reloj de bolsillo que le colgaba de su propio chaleco, haciendo de éste uno de los personajes más admirados de la fiesta.

En esta mañana, la presencia de los sacerdotes en El Socorro avivaba más  la adoración a la Virgen. La Eucaristía se celebraba  con gran solemnidad y las voces que entonaban la misa del ángelus daban a esta Eucaristía el realce que Orgaz quería para su Patrona.

Los asistentes se felicitaban al contemplar el gozo que les producía esta fiesta al encontrarse un año más con su Virgen.

A primera hora de la tarde se procedía a subastar los productos que los devotos ofrecían a la Santísima Virgen. Este apartado y después de tantos otros continúa manteniendo su total tradición.

Los productos que se ofrecían y por tanto eran subastados,  procedían en su mayoría de la tierra, la sandía y el melón se llevaban la palma de las ofrendas, la cebada, el trigo y los garbanzos, seguían a la sandía y al melón, las aves de corral, las palomas y los conejos eran otras de las preferencias de los donantes sin olvidarnos de los ganaderos que nunca faltaron a esta cita para aportar el regalo más cotizado de esta subasta. Se trataba de donar un hermoso cordero que había sido criado con todo esmero y que era conocido entre los pastores como el cordero de la Virgen.

Mientras esto ocurría los arrieros descargaban la mercancía de sus burros exponiendo al público los sabrosos melocotones de la Puebla de Montalbán, las exquisitas guindas de Marjaliza, sin faltar algún que otro puesto de chucherías resultando su producto estrella la cagaílla de gato elaborada por la "tía Hormiga" de Mora.

También el "tío Tuerto" tomaba el camino de El Socorro para ofrecer a los numerosos asistentes a los actos su rico "limón rozado". Su oferta resultaba tentadora, por un real servía un vaso mediano de este rico limón y por una moneda de dos reales triplicaba su contenido.

Terminada la subasta, la Comisión se afanaba en colocar la imagen de la Virgen sobre la carroza al tiempo que los monaguillos anunciaban con el repicar de campanas el comienzo de la procesión, que se efectuaba alrededor de El Socorro.

En el transcurso de este recorrido se procedía a la toma del Cetro por aquellas personas que por promesa o devoción cumplían así su deseo; al mismo tiempo que contribuían al mantenimiento de los gastos producidos con motivo de la celebración de la fiesta. “

 

_____________________________________________

(1) Así se hizo la restauración de El Socorro entre los años 1939 a 1975.- Orgaz: 2000, mecanografiado.

 

Anterior
Anterior
   

Creative Commons License Los contenidos de esta web estan bajo una licencia de Creative Commons .

Creación: octubre 2000 / Última modificación: