Villa de Orgaz > Pasado > La Enseñanza > Escuela del pasado

Villa de Orgaz

ENSEÑANZA

La escuela del pasado


 

Sumarios:
gif Siglos pasados
gif
Orígenes del Colegio de Las Monjas
gif
Colegio de la Sagrada Familia / SADEL flecha
gif
Los años de la posguerra
gif
Nuevo grupo escolar
gif
Colegio libre de EM
gif
Algunos recuerdos escolares

La enseñanza es uno de los pilares básicos de toda sociedad y. de alguna manera, quiero presentar esta faceta de nuestro pueblo. Ante la imposibilidad de hacer un recorrido histórico, basten unas anotaciones que nos acerquen al mundo de la educación en distintos momentos históricos



Colegio de la Sagrada Familia
Colegio
SADEL de la Sagrada Familia

 

El Colegio de la Sagrada Familia fue un centro docente que existió en Orgaz en la primera mitad del siglo XX, creado por iniciativa de algunas personas de Orgaz. al igual que el Colegio de las Madres Claretianas, ambos con una clara intencionalidad de promover la educación cristiana de la niñez y juventud orgaceña de los dos sexos.

Entre los promotores de esta iniciativa pedagógica figuran don Pedro Cid Perea y el registrador don Andrés Gisbert. Su dirección en los primeros años estuvo encomendada a D.Tomás Garrido Arenas, cuadjutor y después párroco de Orgaz.. Cuando el párroco fue trasladado a otro pueblo asumió la dirección del centro don Antonio Bardón Fernández, que posteriormente fue fundador y director del Colegio Sadel de Toledo.

 

Don Tomás Garrido y sus alumnos. Año 1927
En el mural dice: Colegio Masculino de la Sagrada Familia. Orgaz (Toledo). Tercer grado



Este centro fue una iniciativa novedosa, que posibilitó que un número considerable de jóvenes de Orgaz y de las poblaciones de los alrededores cursaran estudios secundarios, y con ello facilitó que varios de ellos cursaran estudios de Magisterio y carreras universitarias.

La oferta educativa del Colegio de la Sagrada Familia era bastante amplia, ofreciendo estudios de Primera enseñanza, Bachillerato, Magisterio, y otros otros como cultura general, oposiciones, idiomas, etc. Contaba con un internado para posibilitar el estudio de alumnos venidos de otras poblaciones.

Anuncio publicado en el periódico El Castellano, 09-09-1933


La Ley de Confesiones y Congregaciones Religiosas (1) aprobada en mayo de 1933 por las Cortes de la Segunda República española estableció el cierre de los centros de enseñanza religiosos  tanto de primaria como secundaria, buscando que la educación fuera una competencia exclusivamente gubernamental y tuviera un carácter laico (2). La educación y la cultura fueron dos de los aspectos destacados de la obra política reformista de la República, que puso las bases de la escolarización total, reformó la legislación educativa, impulsó la coeducación y la participación y mejoró la situación y la formación de los maestros y maestras.

Ante la supresión de la enseñanza religiosa la iglesia buscó fórmulas para eludir el cierre de sus colegios, con iniciativas tales como la creación de entidades supuestamente laicas que daban cobertura legal al funcionamiento de esos centros, asumiendo la titularidad de los mismos. Este es el caso de  la  Sociedad Anónima de Enseñanza Libre (SADEL) fundada por la Confederación Católica de Padres de Familia en junio de 1933.

«Como reconocía Romualdo de Toledo, fundador de la SADEL, en una entrevista en marzo de 1935, el origen de la misma había que situarlo en junio de 1933 tras la aprobación de la Ley de Confesiones y Congregaciones Religiosas. La labor del verano de 1933 había sido ardua. Habían tenido que adquirir los edificios de aquellas asociaciones religiosas que corrían peligro de ser incautadas, así como crear nuevos centros allí donde la disolución de la Compañía de Jesús había apartado de la enseñanza a un buen número de escolares. Como tarea más difícil destacaba la necesidad de contratar personal titulado y capacitado para impartir clases en los centros. Al finalizar el curso cifraba en ochenta los colegios que tenían en toda España y daban cabida a una matrícula de diecinueve mil alumnos. Mariano Pérez Galán matizó estos datos y cifró en 52 los colegios que tenía la SADEL en el curso 1933-1934, siendo 26 de niños y 26 de niñas, de los cuales 34 tenían internado. Estos centros acogían 13.314 alumnos de primera enseñanza y 3.004 de segunda enseñanza, que hacían un total de 16.318. El propio Mariano Pérez Galán realizó una detallada lista de los centros que poseía sadel en cada ciudad». (4)

El Colegio de la Sagrada Familia de Orgaz se acogió a esta sociedad y así pudo seguir funcionando, denominándose a partir de entonces Colegio SADEL de la Sagrada Familia, tal como hacía su presentación en el anuncio publicado en el periódico El Castellano en septiembre del año 1934:

Anuncio publicado en el periódico El Castellano 29-09-1934

 

***

En el siguiente texto don Ramón Perea nos da noticias sobre la creación y desarrollo del Colegio de la Sagrada Familia:

Otro centro de enseñanza, ése masculino, fue el Colegio construido por don Pedro Perea Cid, regentado primero por un sacerdote, don Tomás Garrido, obra de tal importancia que, gracias a ella, varias generaciones de estudiantes pudieron hacer el bachillerato sin salir de sus familias y con limitadísimos medios económicos.

Trasladado don Tomás de ésta, lo regentó la SADEL  con un dignísimo cuadro de licenciados bajo la dirección de don Antonio Bardón; fue durante unos años centro de Enseñanza Media. Hay una generación de intelectuales (a la que pertenece el que suscribe) que debe una gratitud especial a esta obra cultural que hizo de Orgaz uno de los pueblos de mayor número de estudiantes, hoy de mayor número de hombres con títulos universitarios. No digamos de las vocaciones para el magisterio que despertaron el noble edificio. ¡Maestros orgaceños e intelectuales, recordad con gratitud esta obra y a los hombres que la hicieron posible; sin ellos muchas vidas hubieran tomado un rumbo bien distinto, lo sabéis bien !

Hay que destacar un intento frustrado, pero nobilísimo (por el sacrificio económico y por el altruismo de sus fines), siguiendo esta inquietud intelectual que caracterizó los años de preguerra y siempre bajo el ideario católico y como defensa contra el laicismo reinante en la República, de tres señores, don Antonio Bardón Fernández, Director que fue del Colegio Sadel orgaceño; don Andrés Gisbert, registrador que fue de la propiedad en ésta, y don Deogracias Ferrera, industrial y comerciante, que construyeron un magnífico edificio para colegio con internado, que hubiera sido, de no venir la guerra y desbaratarlo todo, el centro de enseñanza más importante de la comarca y uno de los más destacados de la provincia. “ (4)

***

El orgaceño Pedro Garcia-Asenjo, haciendo memoria de su niñez, recuerda cómo en torno a 1931 asistió a este colegio:

"Yo iba al colegio construido por Don Pedro Perea Cid, dirigido por el párroco don Tomás Garrido Arenas, ... Trasladado don Tomás a otro sitio fue regentado por la SADEL, bajo la dirección de don Antonio Barón". (5)

 

El colegio tenÍa su sede en un edificio, hoy desaparecido, situado en la Carretera de Sonseca.
Ver información sobre el edificio AQUÍ

 

 

_______________________________________________________

(1) Ley de Confesiones y Congregaciones Religiosas.-- En Gaceta de Madrid, 2 de junio de 1933

(2) Ver: VICENTE SÁNCHEZ, Héctor:  La secularización de la enseñanza primaria durante la Segunda República.-- En  Historia de la Educación. Universidad Salamacoa, nº  36, 2017, pp. 301-320.

(3) VICENTE SÁNCHEZ, Héctor: op. cit., pg. 312

(4) MORALEDA Y ESTEBAN, J: Historia de la muy noble, antigua y leal villa de Orgaz .- Toledo: [Ayuntamiento de Orgaz], 1964.- 2ª edición puesta al día por PEREA BRAVO, Ramón, pg. 39

(5) GARCIA-ASENJO SANCHEZ-LARGO, Pedro: Mis memorias de la Guerra Civil española 1936-1939.-- Edición del autor: 2012, p. 34

Anterior
Anterior
 
Siguiente
Siguiente

 

Creative Commons License Los contenidos de esta web estan bajo una licencia de Creative Commons .

Creación: septiembre 2009 / Última modificación: